miércoles, enero 12, 2005


Este vato estaba ahí en París y cobraba por acariciar a sus perros y gatos. No mames, y pensé que el plurichambismo, el subempleo y pseudoempleo se daba nomás aquí en Mexico. Cobraré por que acaricien mi boa. Pa´tí es de a grapa, mi Fabi. Posted by Hello

3 comentarios:

La Mula de Seises dijo...

fijate que eso de los gueyes pidiendo limosna con sus perros tambien lo vi en Madrid, y lo primero que piensas es "que espiritus tan generosos de cabrones que aunque no tiene para comer , tienen a sus perritos que los acompañen" pero eso como muchas cosas que ves por ahi, escapan de nuestra imaginación lo torcido que puede ser las intensiones de las personas.
La ley por lo menos en España prohibe a alguien andar pidiendo, mendigando o como quieras llamarle osea que si te apalstas a pedir lana te levantan y bote . pero si traes perros gatos o lo que sea no te pueden levantar por que entonces estarian abandonando a un animal en la calle, entonces aprovechando esta circunstancia se llenan de perritos como si estuvieran montando un espectaculo de circo.
en fin de esas cosas raras

Pablo Perro dijo...

weee, tons cuando vaya pa'lla ya se como hacerle.
"Un euro por acariciarme el perrito, venga, mire, vea, sin compromiso, un euro el apapacho..."

Lino Evgueni dijo...

Hola de nuevo, Guffo. Saludos desde Vancouver, otra ciudad llena de indigentes con mascotas.

Me da gusto que ese viaje por Europa haya sido todo un éxito. Ya me tocará conocer el viejo continente algún día.