miércoles, noviembre 07, 2007

Cuando el otoño se disipa...

El otoño que se despide me ha dejado una carraspera y obligado a cerrar las ventanas del departamento para no volverlas a abrir hasta primavera. Nadie me reconoce la voz cuando contesto el teléfono, todos creen que estoy muy grave, todos se sienten doctores y aseguran que sus medicinas, pastillitas y cucharadas de miel con limón son el mejor remedio para mejorar mi salud. A mí así me gusta, pues combina con el sonido de las hojas que arrastra el aire por el pavimento.

Abrí los cajones con suéteres bien doblados y bajé un cobertor del clóset. He vuelto a conectar el calentador del tanque de los peces, aunque ya no es tan agradable mirarlos por las noches desde el sillón de la sala porque está inundada de frío: la punta del iceberg de lo que nos espera en diciembre. El frío está por todas partes, también en el baño donde, por las mañanas, pongo un pequeño calentador de aceite las pocas veces que me dan ganas de bañarme con este tiempo. Mi habitación permanece nublada todo el día. Durante estas fechas mi casa oscurece a las 6 de la tarde. Afuera los colores son estáticos y aburridos. Los días entre semana parecen todos domingo, pero con tráfico y gente loca que nunca tiene tiempo, pero siempre tiene cosas qué hacer para tener más cosas de las que necesita.

Si del balcón pudiera ver una playa y no mares de incertidumbre, caos y corrupción, no me quejaría tanto. Si mi ronquera no se pareciera al rugido de los camiones urbanos o al sonido que emite la escoba cuando la casera barre la banqueta de enfrente, podría ser más feliz. Si esta voz flemosa se pareciera más al ronco lenguaje de un mar en libertad -no encerrado en las cuatro paredes de un televisor polvoso- o al de un trueno que pega cerca, tal vez así no tendría ninguna queja de esta frágil llovizna que no termina y hace más largos los días…

El otoño en la ciudad se despide de maneras algo crueles. Simple mimetismo, creo yo.

17 comentarios:

Nina dijo...

q melancolia tan linda la de uste...y a mi si me gusta el frio, esta epoca me recuerda q ya viene mi cumple q es el 11 de diciembre...pero pues cada quien..ya ves q lindo escrito de inspiracion del frio...un abrazote le mando pa q ya no sienta tanto frio...besis ; )

MarillTachiquin dijo...

Si, el frio se acerca, y muchas veces es insoportable.

Pero ese frio es el que nos hace apreciar mas estas tardecitas templadas y de calor de sol agradables. =)

Marso dijo...

¡muy hermoso post!
te recomiendo un jarabe: Panoto-S

saludos

Starjammer dijo...

chemadre te juro que lei "cuando toño se disculpa"....

: Cervantes : dijo...

Je!

Yo tengo una gripe de perros y ando hablando como una niña de 4 años, todo mocho.

Pero me gusta cuando el otoño se va, por que ya mero me tocan vacaciones y no se, de repente los colores grises también tienen su chiste.

Sobre todo cuando se mezclan con algún objeto colorido que se le escapo a las demás estaciones.

walvarez dijo...

un caballito de tequila si no se te quita se te olvida... con el frío la cheve no cae igual.

francis dijo...

amoooooooo el frio, pero que manera poetica de decirlo Guffo, Saludos.
Yo prefiero un vinito de manzana.

Sam dijo...

El frío mas insoportable es aquel que se tiene en el alma y no puede aminorarse con el calor del sol.

Buen post, gracias por regalarnos esta imagen del otoño que se disipa...

Saludos friolentos desde SLP

Y que sigas teniendo esa voz que te agrada.

lacho dijo...

pos el limón jala con madre mi guffo, me cae que si, te la perdiste ayer carai. saludos mi julio galón!

Anónimo dijo...

aunque me quejo que aqui en cuernavaca se siente frio, no se compara con el de otras ciudades, aun se puede andar en short y huaraches sin bronca, y que decir de las enfermedades respiraotrias, casi no hay a menos que seas alergico al polen. hay sol y los colores no son deprimentes, de hecho el ambiente es bastante calido..,
bueno saludos desde la cd. de la eterna primavera

la anónima dijo...

que sería de la vida sin los mares de incertidumbre mi guffo....

sería como una pizza sin el chiliti de arbol machacado.... plain plain...

Anónimo dijo...

Estimado Guffo, tengo tiempo leyendote y hasta hace poco me parecía que lo hacías bien. Sin embargo cada vez creo que padeces del mal de Arjona, entre más fama tienes mas pobres son tus ideas... no dejes que que te gane el egoísmo, regresa al Guffo auténtico y original.

Candie dijo...

Interesante blog, diferente, me gustó mucho. Saludos. Estaré visitandote seguido, vale la pena.

Anónimo dijo...

Muy buen post Guffo, aunque en lo personal disfruto mucho más de estos días grises y friolentos. Cuestión de gustos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Toma fosfovitacal.

Anónimo dijo...

tanta sabiduria, eres arjona, mi idolo <--- es sarcasmo

Marcela dijo...

Gracias por recordarme a mi querida ciudad de Monterrey. 3 años viví, gocé y sufrí de sus muchas peculiaridades.

Leí que te quejas de los culturosos. Raro, allá hay muy muy pocos. Je!

Si alguna vez deseas "chatear" un rato googlea: Lobito Negro.

Si no, ps baste con externaros mi agradecimiento por las sabrosas lecturas que me brindaron tus posts.