lunes, mayo 29, 2006

sexolugares

La plática se empezó a poner cachonda y faltaba todavía un buen de tiempo para llegar. Te dije que enumeráramos los lugares más extraños y memorables en los que habíamos hecho el amor. Prometimos ser muy sinceros; total, lo que no fue en nuestro año nunca nos ha hecho daño. Curiosamente, ambos mencionamos las mismas situaciones. Situaciones que habíamos vivido juntos y no con otras personas, no por no herirnos nuestros sentimientos, sino porque esa era la verdad del asunto. Empezaste y yo te seguí con la lista: en una cama elástica, en el asiento trasero de un auto compacto, en la caja de una camioneta, adentro de un sleeping bag, bajo una lluvia de estrellas, a la orilla de una poza en Cuatro Ciénegas, dentro de una claustrofóbica tienda de campaña, en el baño de la casa de un amigo, en una terraza con vista a un bosque, en una banca, después de comer haschisch en Ámsterdam, en el baño público de un hostal en Brujas, en una hamaca en Playa del Carmen, manejando en una terracería, en cuartos de hotel con paredes de tabla roca, en un sillón de piel, en sillas de plástico, en sillas de lámina que me helaron las nalgas, arriba de un lavamanos, en una oficina escuchando un disco quemado, en un sofá cama, en el tapete de la sala terminando con las rodillas raspadas, sobre los cojines de la sala en el piso para no terminar con las rodillas raspadas, y en el típico jacuzzi. Jajaja. Nada mejor que una plática de esas en una carretera desierta, recta y sin paisajes verdes. Íbamos con rumbo a la playa y de lo que nos dimos cuenta fue que, absurdamente, nunca habíamos hecho el amor en la playa-playa, sobre la arena o dentro del mar. Lo intentamos una vez, pero tú sabes… la arena…
Me planteaste algo mejor para las horas de camino que quedaban: que pensáramos en los lugares donde nos faltaba hacer el amor. Uuuuuy, pos en un chingo, te dije bajando el volumen del estéreo. Nos falta arriba de un caballo, tirándonos en paracaídas, en un cine con gente... Me interumpiste de inmediato. Oríllate, me dijiste, vamos borrando uno de la lista.
Y pues yo soy bien obediente…

13 comentarios:

eltax dijo...

Así debe de ser Guff, obediente como buen esclavo!

ojalá puedas ir "borrando" de la lista...

ánimo man!

Cuándo se arma el dominó!?

Anónimo dijo...

ese mi guffo, chido tu blog como siempre... namás no votes por el peje...

Kabeza dijo...

Xacto colega, no es lo mismo "facilito" que "obediente"...ajua!

EL MATUTE dijo...

En el estacionamiento del Mall de Mcallen a las 2 de la tarde... que tal?

Guffo Caballero dijo...

Juarjuar, así lo es mi buen Kabexa. Esa del mall de McAllen está muy buena, jaja, pero los gringos son muy puritanos y predigo años de carcel o una multota, jaja; mejor esa la voy borrando de la lista.

El Tremendo Juez dijo...

en casa de una amiga de tu vieja con una reunion familiar en la sala y tu y la vieja en el estudio. en la parte mas alta del cerro de la sia.

o cielos....hay tantos lugares.

el del paracaidas me llamo la atencion, me imagino que en pelotas, en modo de tandem . ahi se los dejo a su imaginacion

Sivoli dijo...

Neee, Don Guffo... en el baño de viejas de un antro... Adrenalina pura.


Saludos. Buena semana!

CHAD dijo...

jojojo! que puta envidia.

manuel dijo...

Y después puedes empezar a repetir los que mas disfrutaste...

Como un tour turistico

EL MATUTE dijo...

La del estacionamiento de Mcallen es veridica, empateme esa, y el coche no tenia vidrios polarizados

Garbatek dijo...

Saludos Guffo.

Yo no he tenido sexo en lugares mas extraños mas que un jacuzzi.

dijo...

Son mi hit, me cae.

Prudencia, Pa Servirles dijo...

apoco ya por fin pudiste perder la virginidad guffo?