jueves, septiembre 30, 2004

mecerdos...

Me caga ir a los antros. Ayer fui por una buena causa y por estar con la Fabi. Me caga que el pinche mesero, apenas te sirve la primer bebida, y ya te está pidiendo propina. Fueron 80 pesos de un añejo pintado y una cerveza. Le di un billete de 100 y el cabrón se quería hacer pendejo con el cambio. Aaah, y si se lo exiges, se encabrona: "qué no era mi propina, compadre???" me dice el muy ogt. ¿20 pesos de propina por un consumo de 80 pesos??? Chingas a tu madre, cabrón. Me devolvió mis 20 pesos y me fuí a la chingada. Aaah y el señorón se sintió ofendido y ya no me atendió. Si te doy un billete de 100, ve a ferearlo y traeme mis 20 pesos, ya sabré yo si te los doy o no. No me exijas propina. Y si no te doy propina es porque no traigo dinero mas que para chupar. De por si las bebidas son carísimas. Para eso te pagan, para atender a los clientes; así es que no me aviéntes la madre si te doy 30 pesos de propina cuando me traigas mi cuenta de 300 pesos; es el 10% justo. Me cagó la madre el primer mesero y lo mande a la riata. Le dije a otro güey que nos atendiera y fue la antítesis del primero. Este güey era amabilísimo en extremo. Y me cagó por pinche hipócrita y lambiscón. De esos güeyes que para todo dicen "sí, señor", "qué le traigo al señor" aunque por dentro esté diciendo: "pinche puñetas, le voy a escupir a tu bebida". Total, no hubo un punto medio: uno por pediche y otro por lamehuevos, hicieron mi velada un tanto tortuosa. Lo bueno es que la Fabi estaba ahí.

2 comentarios:

Huevo dijo...

Diacuerdo, tal como lo dijo tambien Mr. Pink en Reservoir Dogs.

Huevo dijo...

Diacuerdo, tal como lo dijo tambien Mr. Pink en Reservoir Dogs.