jueves, enero 29, 2009

Como piojo ahogado

Amaciza la cabeza, mijito, ordenó mi abuela. Estiré un poco el cuello, levanté la barbilla y la abuela continuó quitándome los piojos con sus uñas afiladas.

Yo miraba triste cómo los pequeños puntos negros se ahogaban dentro del vaso con agua que reposaba sobre la cómoda. Los imaginaba pataleando y pidiendo auxilio. En ese momento hubiera querido tener un par de Fruti Lupis en la mano, para lanzárselos.

¡Auch!, ¡me duele agüelitaaa!, exclamé. ¿Quieres que mejor te rape? Ándale, te voy a rapar con las tijeras para que todos en la escuela te digan “pelón”.

No volví a soltar un quejido. Tampoco le confesé que en la primaria ya me decían “pelón”, por mi amplia frente.

La habitación se impregnó con el aroma de la cocina. Por la cortina se colaba un rayo de luz que pegaba directamente en el cuadro del Sagrado Corazón que, a la fecha, cuelga de la misma pared.

Ya mero acabo, no te me desesperes, dijo la abuela, mientras espulgaba y deshebraba un mechón de mi pelo. Yo sólo pensaba en la alberca inflable que habíamos visto en oferta esa tarde. La de los buzos y tiburones estampados que estaba a mitad de precio en el Astra. Si te portas bien te la compro, me prometió.

Amacicé bien la cabeza y aguanté sin moverla lo más que pude.
Ya me veía chapoteando dentro de ella, como los piojos ahogándose en el vaso.

26 comentarios:

(Just) Danito dijo...

=D

que chingona historia!

Hizo que me acordara que yo tambien tuve infancia. Aunque no la recuerde mucho

HéTeR dijo...

Mejor los hubieran ahogado en la alberca nueva, ¿no? digo con un snorkel aguantas bajo el agüa unos 10 minutos ...

DIVILLARREAL dijo...

y te compraron la alberca? porque a veces lo dejaban a uno chiflando en la loma...

Hattori dijo...

Sólo tuve una vez liendres, y no me dieron ni madres por quitármelas...Lloro.

silver-grillo dijo...

Osea que la culpa de tu calvicie la tiene tu abuela. Oh!!!!!!
Te quitaba el pelo de raíz. Eso a de doler

Sleeping Weasel dijo...

...pues donde te revolcaste para que tuvieras piojos???

JB dijo...

que bonita historia sniff la verdad a mi me los quitaban con un pinche peinecillo piojero. saludos. Oye guffo y en que periodico colaboras, te he buscado en el norte porque pense que ahi pero no te encuentro (ay que maricon me senti), si se puede pasame el dato. te leo.

Julio C324r dijo...

Dos cosas que no tenemos en comùn: Piojos en nuestro pasado. Una alberca chingona.

Abuela: Si, un chingo.

dèbora hadaza dijo...

lindo abuelesco recuerdo. bye

El Belo dijo...

Mis respetos. No hay palabras para decir que cómo le haces para escribir a toda madre.
Saludos y gracias por tu comentario.

Mr. Ñets dijo...

Notable.









pa' que digo mas?

ReDShoeS dijo...

uy el astra!!!

ni me acordaba que existio el astra...


los piojos y las liendres si me acordaba de que existian juar,

Lorena Ceballos dijo...

Waaaa... extraño a mi abuelito! aunque el no me quitaba los piojos, nos compraba gansitos y jugabamos con el... chido el tata...

chida tu abue...

y te compraron la bañera?

Liliane dijo...

Uno es el extremo de la razón y/o de la locura... el otro del CORAZÓN...

Cómo no admirarlos??!! Cómo??!!


Besos

Anónimo dijo...

Pinche Guffo piojoso!!
De seguro te acordaste de la historia porque te viste en el espejo, y pensaste!"chingao!! que pelon estoy!, yo antes tenia pelo hasta piojos ! y un flashback a tu infancia con tu awe,


jajaja
Sjercas del bajio

Guffo Caballero dijo...

Sí, la alberquita la compararon después, pero de florecitas y solecitos sonrientes, porque mi hermana también quería una.

Gracias a todos por comentar, buen fin de semana.

P.D. Pinche Shercas mamón, snif.

Anónimo dijo...

Todavía extraño a mi abuela, falleció hace muchos años. Yo creo que no hay amor mas incondicional que el de los abuelos; puro echar a perder chamacos... Suspiro por la sopa de fideos que preparaba Doña Leonis... pero heredé el color de sus ojos, verdes como campo de trigo.

Rolando dijo...

no mamar....yo tuve esa pinche alberca...tambien tenia sirenas....

aahh que tiempos...

djk dijo...

noooo que historia tan chidillaaa, lo de los froot loops estuvo genial, que imaginación la de unop, en ese tipo de historias deberias poner una mini ilustración de tu historia, estaría chido tambien jejeej
saludos!! buen finde-puente :D

Me Llamo Rojo dijo...

Buen post
Creo que las abuelas tienen un don de convencimiento innato.

Buen fin...

mIeDoSa dijo...

Tierna tu memoria guffo,
yo tambien tuve piojos...oh bellos momentos.

Oye esas alberquitas de plastico con flores estaban criminales jaja nunca estabas completamente bajo el agua.

Anónimo dijo...

Oye Guffo... la vieja que te insulta en el post de abajo por tu infinita ignorancia, deberías de dedicarle un post chingativo.
Chale, y yo que te considero un cabrón lúcido.... a poco si eres ignorante???

Anónimo dijo...

Uste callese culero, aqui no venga a dar ordenes ni consejos de que se escribe y que no. Tas igual de bestia que el que escribe este blog.

Yes Sir dijo...

Worale! Nunca habia vistoun blog que tuviera mas seguidores que el blog de El Huevo (ahora LUis) y el del Falso Profeta En hora buena Guffo.
Tienes nuevo fan.

Alina dijo...

una vez tuve piojos, fue horrible porque cuando me tocaban la cabeza me daban cosquillas los pies

Fraga dijo...

maestrote: esta es una narracion cabrona digna de una novela de realismo magico!!!! uffff sublime!!!!!