martes, mayo 27, 2008

No podrás...

El monstruo urbano despierta temprano. Los vicios y excesos que se ofrecen y consumen a diario lo vencen tan tarde que siempre lo sorprende la mañana.
En pocos minutos sus arterias se tapan y sus músculos se tensionan. Siente que su cabeza va a explotar, sus ojos se llenan de cólera y arremete contra todo, como si estuviera acorralado o herido de una de sus patas por una trampa de oso.

Cada una de las partículas que forman ese gran monstruo -ese universo hostil- tiene motivaciones propias para hacer todos los días la misma actividad durante el resto de sus vidas. Motivaciones, propósitos y políticas que permiten que el animal siga funcionando a la perfección aunque muera lentamente junto con todos nosotros.

Algunos engranes sólo quieren seguir comiendo, otros quieren darles un mejor futuro a sus hijos en un mundo que va en picada; otros sueñan con crecer por fuera aunque se pudran por dentro, pues no hay tiempo para otra cosa. No hay tiempo para reflexionar o nutrir el alma, pues también eso se ha vuelto falacia y negocio.

El que no se mueve se jode; aunque sea moverse por inercia. Tienes que aventarte a la corriente pestilente, si no, como quiera te van a empujar aunque te escondas o te van a jalar aunque no estés cerca del borde. Una vez adentro, está muuuy cabrón que alcances la orilla para salirte. A veces tú solito te avientas porque ser diferente es sinónimo de eso mismo: de quedarte solito, aunque se oiga putito. Nadar en contra, ni pensarlo: es inútil, te vas a cansar y terminarás ahogado. Lo mejor es nunca aventarse; mirar el río desde afuera mientras barre con todo el escombro, los cadáveres de ovejas y la mierda. Pero si así fuera, mejor uno no nace, para evitar lo inevitable.

Hay que meterse hasta para pagar un recibo de la luz, firmar un contrato de arrendamiento para tener un techo donde morir, hacer un depósito en un banco de 8 cajas y sólo dos empleados o darse de alta en Hacienda para poder trabajar y cobrar un cheque que la mitad del dinero será para quien te da el permiso de trabajar legalmente.

Y aunque sólo metas los pies, ya te chingaste; la corriente te va a arrastrar y vas a tener que hacer todo eso que nunca quisiste hacer y que sólo hace la gente que se tensiona y no tiene sueños, más los que aquí le ofrecen; gente que trabaja en oficinas haciendo labores aburridas que nunca los ponen en contacto con lo que alguna vez soñaron ser. Pero no los culpo, pues a nadie le queda de otra. Gente que hablará toda su vida de troqueladoras, despachos, inventarios, notarías, asesorías fiscales, equipos digitales, montacargas, softwares, maniobras y rutinas aburridas que les dan para comer y vivir más o menos bien los años que les queden de vida.

Una vez ahí, te acostumbrarás. Te dirán que “así es la vida” y te darás cuenta que así es la vida, y ya no la harás más de pedo, y flotarás como muertito, haciéndote pendejo porque así es más fácil sobrellevar las cosas. Entonces, tendrás que vacacionar cuando los demás vacacionen y nunca conocerás una playa vacía y limpia; y tendrás que hacer filas interminables en los aeropuertos, en las centrales camioneras y en las casetas de cobro de las carreteras junto con los demás como tú; con el montón; con la mayoría. Te bañaras en la mierda de todos esos a los que arrastra la corriente junto contigo, comprarás lo mismo que ellos, el mismo día, las mismas ofertas; te crearás necesidades iguales y buscarás sus mismos escapes. Tendrás que descansar cuando los demás descansen de tanto que les machacan el alma. Considerarás sagrados los domingos o cualquier tiempo libre que tengas para echarte una siesta. Esa será tu vida y esos serán ahora tus satisfactores: los domingos y las siestas. Patético, ¿no?

No podrás ser espontáneo: comprarte un helado a las 4 de la tarde, comerte un elote a las 11 de la mañana, o agarrar carretera un martes o un jueves hasta algún municipio olvidado o una costa azul sin turistas. No podrás porque ya eres parte del sistema. Y no podrás abandonarlo porque te quedarás sin nada y dejarás sin nada a tus hijos. Tendrás que aguantar hasta llegar a tus 50 o 60 abriles, junios u octubres para poder ser dueño de tu tiempo, tu espacio y tu libertad; pero a esa edad ya poco importa eso, pues pasaste la vida haciendo todo lo contrario, condicionándote a la joda física del día a día para no ahogarte en el cauce que te arrastra… y todo lo demás se te olvidó. Te olvidaste de ti. Te hicieron olvidar lo más importante y te dejaste. La corriente te devorará con el tiempo y nadie se dará cuenta. Ni siquiera tú.

22 comentarios:

D.D. ... cellar door dijo...

.. en la madre... ya me llevo la mierda!

Anónimo dijo...

Facktorial!!!

pero asi es

Anónimo dijo...

payaso.sardonico@hotmail.com......

zombies de 7 a 5 en donde ya todo es rutina....independientemente de tu tiempo, creo que me pesa mas el tiempo que se deja de pasar con la familia... y mas si tienes hijos pequeños.....shit......

Guffo es ud. una chingonada....

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo es que si todos tenemos la capacidad de hacer lo queramos ¿Poqué no lo hacemos? El que no ha querido estar dentro del sistema ha buscado su propio sistema (aunque tristemente estemos dentro del gran sistema de muchas maneras). Es un asunto muy particular, de cada quien, el que se "avienta" a su propio sistema, lo hace, el que por comodidad sigue la corriente lo hace por eso mismo. Y creo que "pobretear" a la gente que hace lo que no quiere es solamente justificar las situaciones. Mmmh, tema para mucho. ¿O sera la "suerte" de cada uno de nosotros? Muchas respuestas a muchas preguntas. A veces quisiera estar en estado de coma para no pensar en todo eso, no por huir, pero esas situaciones llegan a pesar, sobre todo al darse baños de pueblo (¿Y los de pueblo que baño se dan?) Saludos y reitero mi admiración a tus reflexiones.

angello dijo...

me acuerdo cuando era feliz, y no me importaba amenecer a la orilla de algun rio, o en el suelo de una casa que quedaba a 100 kilometros de la mia, snif, pero ahora, necesito tranajar para seguir haciendo lo que me gusta, carajo, ¿como antes lo podia hacer sin jalar?

Omar dijo...

Concuerdo con su visión, compadre Guffo, pero...

Que no tendrá una fijación por Cristian Castro? Su post se llama como la rola del joven mejor amamantado de México. Y con eso de que hasta hubo fotos....

Saludos y chido post.

Teli dijo...

... Ps sí...

Chales. Es que sí. A veces uno se cansa de nadar contra la corriente y por pinche flojo se avienta o se deja jalar.

Ay güey, qué miedo.

H Ramos dijo...

Al moribundo no le hace gracia oir hablar de la muerte. Sin embargo, desde que conozco los Sistemas, el unico que respeto es el windows 98.

Anónimo dijo...

Mi Guffo, por eso te admiro: porque dices las cosas con recelo, con cierto dolor y sin embargo sigues haciendo lo que te gusta dentro del peztilente sistema.
Se derrumbará el sistema algún día, y a todos nos llevará la madre, comom tú lo dices. Pero nos ahogaremos siendo recordeados.
Me encanta cuando escribes así de amargo, porque veo a un cabrón derrotado que sigue luchando y pataleando por no undires.
Mis respetos. Amo lo quen escribes y te amo sin conocerte.
Besos.

Anónimo dijo...

Pinche Guffo ahora si que aventaste tu rencor, y no lo digo en mala onda, pero todos los que alguna vez fuimos libres e hicimo lo que quisimos, cuando quisimos y nos revelamos como camarita 110, Debemos coincidir que una vez que entras o te entran ( al sist) pues efectivamente o pelas el diente o te vas de muertito. Y sale un pinche loco amargoso como tu,lleno de razon y que lees por propia conviccion y te hace recordar que fuiste libre!!!

Shercas

Anónimo dijo...

Hola Guffo!
Algunas vez fuimos libres...Mmm también tenemos que pensar en el futuro...Solo nos queda sobrevivir en esta jungla...
Saludos!
sandra

Salvador dijo...

Mientras seas libre de dejar ir tu mente a donde desee y no creas todo lo que escuches, el vivir en el sistema no es malo, mientras no creas que las necesidades materiales de los demas, son las tuyas y no entres a competir por quien tiene la bolsa, pluma, camisa, calzado o propiedad mejor y cultives tu interior, tu aprendizaje en esta etapa sera mayor.
Y sobre todo mientras tu participacion en el sistema, contribuya a hacerlo mejor para ti y para los que te rodean, y disfrutes de tu actividad, mucho mejor.

The_Saint_Mty dijo...

Such is life!...Saludos,

DudeInMty4U dijo...

Amén mi GuxXxo, amén.

César Tzu dijo...

Puta madre me pones a pensar. 30 años y tantas cosas en el olvido, ni pedo me llevo la corriente.

ITZPAPÁLOTL dijo...

EN BUEN PEDO, ESCRIBE UN LIBRO!!!! pero con monitos pa' que sea mas sencillo de leerlo, jejejejeje

Tienes talento, tienes mucho de que hablar, que crees que hace falta? Eres un tamal y te llueven las hojas

Anónimo dijo...

ayyyyy no mames guffo, solo un miserable se creeria lo que escribes en este post....

Paris Bello dijo...

Pues como dice el inicio de la pelicula de trainspoting el cual me voy a plagiar para ponerlo aqui porque me gusta mucho lo que dice, lo comparto con ustedes:

Choose Life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television, choose washing machines, cars, compact disc players and electrical tin openers. Choose good health, low cholesterol, and dental insurance. Choose fixed interest mortgage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisurewear and matching luggage. Choose a three-piece suite on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who the fuck you are on Sunday night. Choose sitting on that couch watching mind-numbing, spirit-crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pissing your last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked up brats you spawned to replace yourselves. Choose your future. Choose life... But why would I want to do a thing like that? I chose not to choose life. I chose somethin' else. And the reasons? There are no reasons. Who needs reasons when you've got...

Anónimo dijo...

Guffo,

Aunque te sigo leyendo a través del Google Reader, tenía un buen de no apersonarme aquí en tu blog, pero este post lo amerita. Neta mestro que ahora si te saliste del Teycon, te quedo de poca el post, soberbio. Lo que más me gusto es que simplemente describes crudo y certero el panorama de muchos que estamos aquí tercos en vivir en esta ciudad-rancho, a costa de lo que sea y como sea.

Saludos y sigue por favor escribiendo así de chido.

Anónimo dijo...

Antes de los treinta asi pensar es lo ideal, entrados los treinta seguir pensando asi es de hueva pa huevones.

deborahadaza dijo...

y se vives del arte te mueres de muerte natural!

besotes!!!

j_ofir dijo...

que tarde me di cuenta... ya me llevo la chingada guffo, que llenas de verdad estan tus palabras... (suspiro) ni pedo ya soy parte del sistema si no trabajo no como, no podre pagar el carro, ni la tele, ni mis chuches tecnologicos... me siento una verdadera calabaza... snif