martes, octubre 10, 2006

El Micho y el hermano mayor del Pollo

El Micho fue la primer mascota que adoptamos los niños de la cuadra y yo. Llegó un día de quién sabe dónde. Yo creo que salió de alguno de los tantos montes baldíos que rodeaban a la colonia. Seguramente algún cabrón lo abandonó por ahí.
Se nos acercó mientras descansábamos en los escalones de la casa de Doña Pelos después de un partido de futbol que había terminado a golpes con los niños de la cuadra de arriba: y todo por un balón que ponchamos sin querer.

Era muy pequeño, de pelaje atigrado, con ojos enormes y su maullido sonaba como el llanto de un bebé hambriento. Trató de trepar a la fuente para beber agua, pero su tamaño se lo impidió. Recuerdo que Chuy corrió a su casa y sacó una vasija de plástico y rebanadas de jamón KIR. Llenamos el recipiente de agua en la fuente de Doña Pelos y partimos en trozos el jamón; que más bien era mortadela de la más barata. Pero el animalito se comió todo. Quién sabe cuántos días tendría perdido y sin comer, el pobre.

Nuestras madres no nos dejaban tener al Micho adentro de nuestras casas, por eso le conseguimos una caja de cartón y el hule espuma de un sillón abandonado en una construcción, y con eso le hicimos una cama en el club secreto que teníamos bajo el mezquite. Todos los días le poníamos un platito hondo con leche y las sobras de la comida del medio día por un lado: huesos de pollo, sopa de arroz, algunos trozos de tortilla y frijoles. Los trozos de tortilla y los frijoles casi nunca se los comía. A veces, entre todos, juntábamos dinero para comprarle latas de atún y, cuando no completábamos, nos las robábamos de la tiendita o de las alacenas de nuestras casas. Desde aquel día en que llegó, frágil y hambriento, el Micho nunca se separó de nosotros. Creció, tuvo novias, tuvo gatitos, peleó con perros… Hasta que vino el hermano mayor del Pollo.

El hermano mayor del Pollo vivía en Estados Unidos con su papá, estudiaba en una escuela militar y venía a Monterrey cada que eran vacaciones de verano. Mi mamá no dejaba que me juntara con él porque era muy maldiciento y siempre traía un rifle de aire comprimido como juguete con el que acostumbraba a romper las ventanas de las casas cuando sus dueños no estaban. Aparte, era un culero que siempre nos quitaba el balón de soccer y lo pateaba lo más lejos que podía o lo aventaba a los techos de las casas para que no pudiéramos recuperarlo. A pesar de ser su hermano, hacía mucho llorar a mi amigo el Pollo. Bueno, aunque el Pollo lloraba por todo.

Es imposible olvidar la vez que vi al hermano del Pollo poniendo una lata de atún afuera de su casa. Me sorprendió mucho porque en verdad era un hijo de puta sin corazón. Ahí estaba afuera; silbando. Buscaba a nuestra mascota, la mascota del club, la masota del barrio; y tronaba los dedos: "Micho, Micho, Micho, Micho", decía. Se sentó en la mecedora del porche y esperó a que el olor atrajera al gato. En eso, Micho salió de entre las hierbas del monte y corrió apresurado a devorar el contenido de la lata. El sol hacía brillar su pelaje dorado con gris. Y en eso: ¡puuum!, que el hermano del Pollo le dispara con el rifle. ¡Hijo de su puta madre!

El gato huyó aullando despavorido a esconderse entre la maleza y el hermano del Pollo no pudo contener la risa: una risa macabra que hacía que le doliera el abdomen; vi como se lo sobaba de satisfacción. Me quedé helado por un instante. Corrí asustadísimo al monte a buscar a Micho. Un ligero maullido, que parecía más bien el quejido de un moribundo, me guió hasta él. Temblé de horror cuando lo vi tirado en una piedra, con el ojo vaciado y una oreja sangrándole; arqueando el lomo y soltando quejidos suaves, largos y punzantes. No supe que hacer. Mis ojos se desbordaron en llanto y los mocos se me salían. Me agache y traté de agarrarlo, pero aulló de dolor de manera espantosa y se revolcó por la tierra, tirándome arañazos. Miaaaauuuuu… auuu… uuuu… aarrrgggggñññññ… Las manos me temblaban. La quijada también. Me llené de odio.
Tomé unas piedras del piso y salí del monte enfurecido. El rostro me escurría en lágrimas y mocos; todo el cuerpo me temblaba y lo sentía caliente. Ardiendo. Cuando vi al hermano del Pollo, le arrojé las piedras con ganas de darle en la cabeza; pero el hijo de puta saltó asustado de la mecedora y las esquivó hábilmente. Soltó el rifle de municiones y se dirigió hacia mí corriendo. Me tumbó de una patada voladora en el pecho. Azoté de nalgas en el piso y mi cabeza sonó hueca al impactarse violentamente contra el pavimento. Lloré más y sin parar. Se me fue casi todo el aire. Sentí que me asfixiaba cuando el hermano del Pollo me puso la rodilla en el pecho y me apretó con fuerza el cuello diciéndome: “¡¿Qué tienes, pinche niño pendejo?!,¡¿qué te pasa, pendejo, por qué me tiras piedras?!” Lo quería matar al hijo de puta, pero él tenía 12 años y yo sólo 8; me habría matado él primero. Salió el Pollo y su mamá corriendo de la casa al momento que escucharon los gritos y mi llanto. En un instante me soltó y se puso de pie al oir las pisadas de las chanclas de su puta madre en la banqueta. El Pollo maldijo a su hermano y corrió a mi lado, pero yo no me podía levantar. Pollito me zangoloteaba para verme el rostro y qué me había pasado. “¡¿Éstas bien?!, ¿qué te hizo el pendejo de mi hermano?”, me decía. Pero yo seguía llorando, recuperando el aire, tosiendo boca abajo, rosando el pavimento con los labios. Me sobaba la cabeza -que me palpitaba- y me ahogaba con mi propia baba.

Y ahí me quedé un buen rato: gimiendo y llorando como Micho, el gatito ese que un día llegó al barrio y lo adoptamos poniéndole lechita en un plato hondo y sobras de comida. Ahí yacía yo, sobre el hirviente asfalto gris de la calle, llorando de dolor y de rabia, mientras en el monte, los berridos de Micho se extinguían y su cabeza -perforada por la munición- se llenaba de moscas.

54 comentarios:

Alice Bowie dijo...

Es impresionante la malicia que tiene la gente... Cosas como esa le hacen a uno perder la fe en las personas.

Se me revolvio el estomago al leer esto.

Saludos don Guffo...

Princess Ale dijo...

Ayyy Guffo, me dieron ganas de estrangular al imbécil ese!!!! Neta que puede haber gente con cero sentimientos. Me acordé que tuve un vecino que le echo un pedazo de carne untado con veneno a mi perrito tmb. Pinche gente!!!

Bruno dijo...

¡Que poca madre! la tristeza debería servir para revertir este tipo de cosas... pero no, nomás se la lleva uno dentriiiito del alma, ni pedo.

bringas dijo...

Ay wey... te mamaste

Ojalá haya terminado como todo un fracasado el puto ese... no mames.

Me encantó como lo contaste

saludos broder

Eduardo dijo...

No mame mi Guffo, ya hasta me hizo chillar pues!

Pues que hijito de la chingada tenía en su colonia pues?

Uta y lo traumante que debió haber sido pa usté ver el gatito ahi todo ensangrentado y sin ojo...

Péreme déjeme limpiarme mis mocasines...

Laura dijo...

No hubieras contado eso Guffo, ya estoy llorando y es que a mi me gustan mucho los gatitos, ojalá y ese hijo de su p.. la haya pagado el OGT y con algo que le haya dolido al pendejo.
Es increible como alguién puede hacer semejantes cosas.

EL MATUTE dijo...

Que jijo de su puta madre el pendejo ese. Te puedo asegurar que como venia de su escuelita militar estaba reprimido, frustrado el pendejo ese, y para sacar su odio y rabia ocasionada por su misera vida hacia las pendejadas que hacia, no mames, a mi me cagan los gatos pero a ese extremo, nel. Buen dia.

From the brain of Alfrek dijo...

Que manchadez, ese cabrón si que volaba pa' milico, ojalá lo hayan mandado a Irak y una bomba le haya volado el trasero.

cumerina dijo...

ay dios, no he podido parar de llorar, chale, no puedo creer que haya gente que haga eso, sin razón alguna, se me hace increible en verdad, cómo puede ser alguien tan malo como para lastimar a un animal por el simple gusto?, y encima de todo reirse por haberlo hecho, se necesita ser malo, muy muy malo, y tener en definitiva muchos traumas, en fin, ya ni puedo pensar en algo de la impotencia que siento, saludos, excelente tu blog, me encanta, soy una de las lectoras medio anónimas...

severo dijo...

yo diria ojala se le haya quitado lo mierda al wey ese... o igual y esa sera otra aventurita??? ja

mal pedo... seguramente sacaba eso producto de algun pedote que tenia... la escuela militar o bien el que el papa estubiera en el otro laredo del rio sepa madres

sopassssss

Rosscorpion dijo...

Que poca madre, fue el mismo que pateó a la mama tlacuache?

cano... dijo...

me senti prepotete.

Yuni. dijo...

Ojalá algun día el termine con una bala entre el ojo y la cabeza.
me hizo chillar.
excelente, como siempre.

buho dijo...

Yo tambien he sentido ese tipo de impotencia carnal.

La flaca dijo...

todos conocemos a un wey como ese, seguramente son los que cortan cabezas y las avientan en las cantinas, pero lo mas increible a nuestra edad es que conozco padres que educan a sus hijos para que sean asi, con la excusa de que mas delante no se aprovechen de ellos.... grandicimos pendejos!!

Anónimo dijo...

A mi la verdad no me gustan los gatos, soy mas de perros, pero como quiera nunca anduve haciendo esas mamadas, de un :"saquese cabron, fuchilia" no pasaba.
Pero ya karma y todo se devuelve, con eso que el culero ese tuvo "formación militar" quien sabe si terminó de zicario pa los narcos, y chance y es uno de los 39 que han matado este año, corrección acabo de enterarme que acaban de encontrar otro, 40 pues.
Arriba el norte!
(Sarcasmo eso último)

EDGAR H ROMAN dijo...

Pues yo la neta aborrezco a los pinches gatos, hasta eso de chamaco y hoy de grande no recuerdo haber sido tan ogt, salvo correrlos a pedradas, Actualemente donde vivo tenia un vecino que tenía un chingo de gatos y se mantenían en el techo y patio de mi casa, meteindose al bote de basura y hacían su desmadre los culeros, luego cuando el carro estaba recien lavado al siguiente día las hueyas de los gatos por todo el carro, aparte no dejaban dormir los hijos de la chingada, Prefiero los perros, aunque apesten toda la casa y se meen en cualquier esquina, desde que tengo a mi perro a chingar a su madre los gatos ya no se aparecen por ahí.
por cierto el wey ese del hermano de tu compa, ojala y se lo hayn cogido en su pinche escuela.
Saludos

walvarez dijo...

:::AVISO PARROQUIAL:::
Sabina no viene a MTY por entregar premios en el auditorio el 25 de OCT, pinches empresarios pendejos que tenemos un apluso para ellos!

--Mr. ZoD-- dijo...

Yo tenia un primo igual, era jugador de americano, y siempre agarraba a los gatos de la cola y los mandaba a la madre, siempre. A mi me valen pito los gatos, pero el cabron se pasaba neta, entonces un dia, que lo detuve, me dio un chingadazo en la cabeza que me saco un chipote en la coronilla, pero en vez de chillar, le tire tierra a los ojos y le di con un palo en la cara, sangro el wey, me espante pero hasta entonces, senti orgullo por haberle roto el hocico al pendejo, ahora es un gordo de mierda, no juega americano, y tiene una vieja a la que le hacen lo mismo, la agarran de la cola, y la azotan (jaja) hasta que se cansan, y el pendejete de mi primo, se queda nomas pendejo. Gracias por traerme ese recuerdo ese guffo.

SOHO dijo...

psss quien sabe que le hacian a ese maricon por alla donde andaba... porque se nota que andaba frustradon y acomplejado.
Saludos mi guff, ojala algun dia ese puto lea tu post.

ARACELI G.P. dijo...

Me voy triste muy triste, para alguien que adora los gatos como yo esto me desquicia, claro también a todos los animalitos torturados.

cano... dijo...

jaj sorry, me equivoque de palabra.

me senti impotente.

Remo dijo...

Vamos, por favor ¿De qué se sorprenden? ¿Quién ha conocido a un militar de buenos sentimientos?

Ellos son entrenados para matar, son potenciales asesinos con licencia.

Saludos anti militares.

El Zórpilo.

gaspar henaine dijo...

Bah! Que se podia esperar de un militar.

Yo antes era militar hasta que aprendi a leer y escribir!, Juar!!!

Ni modo maese guffo ese tipo de animales (el hermano del pollo no el gatito)abundan.

Saludos

Guffo Caballero dijo...

También trato de expresar esa dualidad del ser humano en cuanto a sentimientos se refiere. Este imbécil mató a un gato por el simple gusto de matarlo. A mí realmente me dieron ganas de matarlo con un peñazco en la cabeza por matar al gato. ¿Quién está mal de la cabeza? ¿quién es el desalmado? Es el mismo instinto asesino detonado por dos razones muy contrarias. ¿Son justrificables las razones para matar a alguien? ¿por qué no pesa igual matar a una persona que se comporta como animal a un inocente animal que mata por instinto?... chale... tantas preguntas. El pedo es conocerse bien a uno mismo, conocer esos sentimientos, sacarlos, controlarlos, deshaogarlos de formas positivas, no chingativas, etc etc.
Mucho rollo ya. Saludos a todos y gracias por sus comentarios. Buen martes.

rubas dijo...

nombre bato si en este momento quieres desacerte de algun enemigo nomas di que el fue el del gato y la gente va a matarlo... es mas di que es LOPEZ OBRADOR o FELIPE CALDERON y la gente lo lincha jajaja

Anónimo dijo...

y ya mas grande no le dijiste nada ?

Darth Nimader dijo...

Chale, que mala onda la de ese tipo, a pesar de que no me gustan mucho los gatos si se siente culeron ver sufrir a un ser vivo, se comprende que lo hayas querido matar.
Sobre eso de que no pesa matar a una persona que se comporta como un animal a un animal que mata por instinto, 'ta cabrón, pero obviamente los animales no lo hacen con malicia y nosotros muchas veces hacemos alguna fregadera nomás por nuestros huevos.
I wanna cry.

XK dijo...

Pinche ojete (el hermano del pollo), nomas no vale madres...

Saludos.

marquito*... dijo...

mendigote, no nos dijo que va a estar en la feria del libro"

Poly dijo...

Estimado Guffo:

Me quede mudo, y sin comentarios.

Poly dijo...

Estimado Guffo:

Me quede mudo, y sin comentarios.

Alma Ramírez dijo...

Yo hubiera esperado a ser adulta, buscar a ese cabrón, ponerlo bien pedo y cortarle el pizarrín con unas tijeras oxidadas y sin filo, lenta, muuuuy lentamente. Espero que la ley del karma se la haya hecho pagar completita al culero ese...

Martini Bren dijo...

saludos!

me recordaste a cuando un dia llegue del trabajo y me encontre a mi gatita con una cerbatana (asi se escribe?? no se) enterrada en el ojo, la gata tuvo suerte no lo perdio, pero si perdio la vision y sufrio mucho dolor. No entiendo a las personas q hacen daño a cualquier ser vivo :( descansen en paz el micho y mi tina je

los recuerdos del porvenir dijo...

Maldito mocoso.

No hay nada peor que provocar dolor por mero gusto. Schadenfreude creo que le llaman los alemanes.

Lo suyo mi estimado, fue una reacción movida por la rabia. Ni mas ni menos.

Everardo dijo...

Hey, yo no tengo blog. Solo me entretengo leyendo algunos que encuentro por ahi; bueno a ti te leo seguido y nunca te habia escrito, pero hoy fue necesario porque te pasaste. Tu historia me hizo sentir bien "gacho".
Ojalá hubieras tenido mas edad para romperle su madre. Nunca falta un hijo de la chingada, cuando uno es "chavo".
Saludos.

Pimpollo dijo...

Por eso odio los rifles de aire comprimido.

angello dijo...

pinche guffo, no se porque publicas historias tristes cuando ando agararrando el pedo, no mames, es cuando mas vulnerable ando, pobre micho, y neta dime donde vive ese hijo de su puta madre para ir a reventarle un ojo a el, hijo de su puta madre, me cagan los gatos, pero los prefiero a los humanos, a proposito , ¿como esta la guffiña?

NUMBASFLOYD dijo...

what goes around comes around.

Padrenatas dijo...

¿Es el mismo pendejo que mataba tepezcuintles? ¡Ah hijo de puta! Amo demasiado a los animales que neto, cuando veo un pinche mocoso abusando de un perro, siempre los cagoteo.

Ahora bien, eso lo aprendes de los padre, de seguro el pinche mocoso tenía unos padres medio enfermitos, o que, ¿Por qué los pinche irresponsables progenitores de este pendejo no le decían nada?

En fin, que pìnche coraje, no hay nada más culero que ver un animalito al que tú quieres agonizar, yo hacer poco vi morir a mi cuyito y hace ya tiempo a mi perro y no mames, se siente culerísimo.

Saludos cabrón, ¿todavía ves a ese penedejo? ¿No quisieras vengarte?.

Patricia 333 dijo...

MENDRIGO hermano mayor del Pollo
que corazon tan mas duro , Ojala que con el tiempo haya cambiado porque si no me late que es uno de esos Narcos que andan por la Ciudad matando gente

Un abrazo pa usted Señor que tuvo su Corazoncito de niño como un angelito , porque se preocupaba porque el gatito no pasara hambre y mas por haberle dado sus buenos fregasos al hermano mayor del Pollo

Srita Locura dijo...

Hijo de su mal dormir.!!Si eso le hace a los animales que se puede esperar de este tipo de personas ojala que donde este lo violen ...y se suicide ..!!! pero pos todo se paga en esta vida

M&R

[J a V i e R] dijo...

chale, tiene toda la razón en lo el comment que puso hace y rato compadre, quien es el desalmado? el que mata por gusto... que lo llevó a recordar tal suceso??

betote dijo...

que ogt cabron, no se que pinche trauma tengan esos niños para hacer ese tipo de mamadas..

de repente me acuerdo de los pendejos que me hacian llorar o que abusaban de que uno no podia defenderse y me dan ganas de ir a partirles la madre, pero me es suficiente con verlos hechos mierda por el alcohol y dando lastima agena.

saludos

hermano mayor dijo...

que onda pinche huerco pendejo...soy el hermano mayor del pollo!

que pedo?

no te gusto o que?

jajajajaja

no...neta que se me salieron las lagrimitas de remy al leer tu anecdota...me hizo recordar una vez de cuando tendria unos 8 años,,,enterre a un gatito vivo...y despues de 5 o 7 dias...lo desenterre y aun estaba vivo...por que lo hize..no se...habia muchos gatos en el cuartito trasero de mi casa y ya me tenian hasta la madre...pero despues de eso...ya no les e vuelto a hacer alguna maldad a ningun animalito...saludos guffo y esta chingon tu blog!

Diablo Soprano dijo...

No pos pinche vatito dos tripitas ese carnal del pollo pasado de lanza, más bien de rifle, debíeron de pasarlo por las armas en el mili por ojete y por el ojete, pero ni hablar.

Saludos Guffo!

Diablo Soprano dijo...

No pos pinche vatito dos tripitas ese carnal del pollo pasado de lanza, más bien de rifle, debieron de pasarlo por las armas en el mili por ojete y por el ojete, pero ni hablar.

Saludos Guffo!

Guffo Caballero dijo...

No, ya no veo al güey ese desde hace muchos años. Creo que se casó como a los 18 años y no tengo idea si siga con su vieja. Espero el hijo no sea así; esos güeyes no deberían de procrearse si no evolucionan mental y espiritualmente.
Saludos a todos y muchas gracias por sus comentarios.

Anónimo dijo...

Sí, se casó como a los 18. Se enlistó en la fuerzas armadas de EU. Inició la guerra y Bush lo mandó al Golfo pérsico. Fué atrapado por los rebeldes y encerrado en una celda de 2 X 2 mts. Allí se olvidaron de él y en 3 días fué devorado lentamente por una jauría de gatos hambrientos. Fin. Pobre Pollo perdió un hermanito.

Anónimo dijo...

chale, pinki bato.

Deme dijo...

Que onda compadre, hace tiempo que no te leía por broncas de jale, pero hoy que leí esto, me acordé de untipo que cuando entré a trabajar en una fábrica, a la hora de cambiarnos a todos los chavos nos decía que buenas nalguitas y nos apendejabamos todos, porque era ya un bato mayor que nosotros y nos asustaba, era un malandrón degenerado.Lo bueno viene ahora, que al bato ése, por degenerado y aprovechado, lo mataron a navajazos en una cantina de la colonia Hidalgo en Monterrey.
Supongo que el carnal del pollo también recibió su merecido.

Saludos

nacho dijo...

Increíble coincidencia... el gato de la infancia que más recordarmos se llamaba así: Micho. Luego vendría la gata consentida: Muganda...

La mala fé de algunos no debe de descorazonarnos, al contrario, nos dan material para escribir sobre sus vidas torcidas...

saludos... nacho mondaca

tazy dijo...

en sedio, en sedio, me dolio mi admita gatuna snif... =(

Anónimo dijo...

No manches, no me metia a tu blog desde hacia mucho tiempo y me impacto ver esta historia, hace dias intentaron envenenar a mi gato, y me recordaste ese sentimiento de tristesa profunda, mas aun, que pase esto a mi edad, con personas disque adultas y concientes, lo bueno es que mi gato todavia le quedaban vidas y regreso a los tres dias despues de tres dias de hospitalizado,