martes, octubre 31, 2006

Bye bye México City

Es más lo feo que se dice de la Ciudad de México, sin embargo, yo nunca viviría ahí. Tanta gente, tanto carro y tanto monumento patriótico a héroes que nunca existieron no es bueno para la salud. Sigo prefiriendo la paz de los pueblos bicicleteros con su kiosco al centro de la plaza; la tranquilidad de esos lugares marginados donde no conocen los McDonalds y los pirules y cipreses dan más sombra que un insípido hotel Hilton.

Siguen sin agradarme las ciudades grandes. Ya lo había dicho antes. No tienen ángel, carecen de chispa, chiste y gracia. Por eso le pusieron un ángel dorado donde todos los visitantes lo podamos ver: para que no pensemos que la urbe está desangelada. Por eso ponen gigantescos monumentos en todas esas ciudades: para que tengan chiste. Madrid es horrible y sucio, Paris es un cliché naquísimo; de Nueva York, mejor ni hablar.
No me impresiona nada de sus leyendas y cuentos ni de sus estatuas ni de sus recintos artísticos y culturales. No me interesa saber de ellas ni de su aburrida historia llena de balas, sangre y muertos. Me gusta la comida y la bebida, eso sí. Pero es lo único. No sé si me esté volviendo más indiferente o siempre he sido un pinche ignorante.

Iba arriba del TuriBus –algo así como un camión de dos pisos sin techo-, mirando las opulentas fuentes, las columnas con acabados, las resplandecientes fachadas de los hoteles y las iglesias barrocas que el guía describía con emoción; y terminó captando mi atención una ardilla que subía por un árbol con un trozo de comida en su boca. Me cautivó más ver al simpático roedor trepando por el tronco que ver todas esas cosas cargadas de pasado e identidad nacional, un pasado que a nadie le consta y que amablemente nos maquillan para que uno sea feliz viviendo donde vive. Me sentí como Homero Simpson en ese capítulo donde no presenta su examen final de la universidad por ir a corretear a un perro.

El encanto de visitar esos monstruos de venas asfálticas y cielos de alquitrán radica en qué tan bien acompañado vaya uno.



P.D. Vayan a leer Metatextos, que ahí también escribo. Es un proyecto muy interesante y entretenido.

27 comentarios:

EDGAR H ROMAN dijo...

Ha de tener sus ventajas vivir en una Cd grande y tambien en los pueblos o ranchos bicicleteros.
Saludos desde Rancholandia, proximamente a convertirse en una gran Ciduad.

p.d
¿que rollo Guffo ya no has ido con el filosofo de cantina?
si ya se que es la 2da vez que pregunto y que tal vez te molesta que te chingue con lo mismo, pero en verdad estan chidas las "catedras" de ese wey

manuel dijo...

La ciudad grande es como las bodas, ya que estas ahí... como la disfrutas y te paseas. Pero que hueva ir a otra.

Buen regreso

cano... dijo...

quiero vivir en el monte, o en el bosque, hacerme una casita en un arbol y comer rete artas fresas silvestres regadas por la lluvia y no aguas negras -como dicen- y cuando me den ganas hacer caca en un hoyito y limpiarme con una hoja de plátano. Como me gustaria vivir muy lejos de todo.

saludos guffelerzz!! y mi comic?

Princess Ale dijo...

NOooooooooooo, si esta de pelos vivir en una ciudad grande!!! No sabemos como extraño mi D.F. y Paris me fascina es como fuera de imaginacion, Madrid no me gusta pero Barcelona es la neta. Justo tod eso que dices de los monumentos y tal pues llena de enigmas y de ganas de querer conocer mas...
Ahora vivo en un pueblo bicicletero (hermoso) pero aburrido...
Saludos desde Lausanne

solecito dijo...

a poco mty es un pueblo bicicletero? o tu vives en uno de esos llamados municipios? porque para mi mty es una ciudad muy grande y cada dia esta avanzando...si quieres vivir en un pueblo bicicletero vente a mi pueblo. saludos

Anónimo dijo...

Bien dicen que lelgando a Monterrey termina la cultura y empieza la carne asada.

Rosscorpion dijo...

Desde luego tiene su encanto esta mítica ciudad hija de Aztlán... pero no la iba a descubrir en el turibus... el DF se vive... y si tiene su encanto... como su desencanto...

Usted dice, cuando viene sin tanta prisa...

ANiS dijo...

Pues yo no se porque pero ME ENCANTA VIVIR EN UN LUGAR GRANDE y lleno de trafico. Me gusta el smog, la basura y el clacson de los carros apresurando a los que andan bobeando por las calles. La verdad es que de vez en cuando me gusta ir a pueblear.. sobre todo en paseos de fin de semana pero vivir en un pueblo o en un lugar pequeño... NOOO! Me moriria de aburricion!

SALUDOS GUFFO, HACE MUCHO QUE NO ANDABA POR AQUI =)

Miriam dijo...

No todo es malo en las Ciudades grandes. A mí me encanta el D. F., me encanta esa actividad que tiene, siempre encuentras qué hacer.

saludos

La Pao dijo...

te invito a Toronto, CA. Es como una gran ciudad hecha de pueblitos, es una ciudad bicicletera... aunque extraño mi chihuas polvoso...

walvarez dijo...

Sabina papá.. como estuvo el concierto? pinches diarios no saben ni el nombre de las canciones, asi que mejor avientate la reseña, saludos cordiales¡

From the brain of Alfrek dijo...

BIG CITYS RULES!
Oye, en el capítulo que dices de los Simpsons, Homero no presentó su exámen final de la universidad, más bien iba a firmar su carta de ingreso a una universidad donde fue aceptado, pero prefirió corretear a un perro que traía un jamón en el hocico, jajajaja

Guffo Caballero dijo...

Edgar: Ya mero voy a publicar algo del Filósofo, nomás aguanta tantillo.

Cano: Mándame un mail y dime dónde y cuándo te veo y te lo entrego el comic.

Solecito: No, Monterrey no es un publo bicicletero; al contrario.

Pao: Sí, me han platicado de Toronto y se antoja ir para allá, jeje. Una vez fui a Breckenridge, Colorado y es la mera onda el lugar ese, snif.

Walvarez: Estuvo muy chido el concierto. Hasta hizo su berrinche el pinche ruquillo porque una bocina estaba tronando, jaja. Aventó la guitarra, el güey, jaja.

Alfrek: Tiene usted razón con lo de los Simpson. Mea culpa.

GEMÓ! dijo...

Guffo... En lo personal tengo una relacion romantica masoquista con el DF. Soy chilango, pero de los chilangos, uno mas rural que urbano. Creci en el sur de la ciudad, en los 70's era aun un pueblo que no se comia la ciudad. En los noventas ya estabamos tragados y en plena digestion urbana. No obstante siempre tuve esa dualiadad de saber vivir entre gallinas, cochinos, caballos, monte y pasto al mismo tiempo de asistir a la escuela entre autos, smog y grandes edificios. Si vas al DF lo peor que puedes hacer es subirte el turibus... para estar en el DF hay que vivirlo, caminar entre sus calles, pese al riesgo de ser asaltado. Una de las razones pora las que digo que mi relacion romantica es masoquista. Existen, en el DF, kioskos pintorescos, bicicleteros, callados, por ejemplo el centro de la delegacion contreras, en milpa alta, en tlalpan, en xochimilco, en Tlahuac... si eso tambien es el DF... Ir en el techo del turibus es perder de vista la escencia de esa ciudad... es como meterse en una tienda de souvenirs y soportar a sus vendedores de sonrisa fingida y exponerte a historas lustradas con cera turistica. El DF es mas que un angel de la independencia en reforma. Ahora, como me dicen en juarez, soy un chilango en el exilio. Exilio que me ha servido para admirar mi tierra .... si un dia regreso a tierras del imeca, te invito a caminar por contreras, una vuelta a los dinamos echarnos unas quecas, ir por sanjeronimo o san angel, ir por milpalta y echarnos un taco placero... caminar por coyoacan, mas no por el centro que sera inevitable... si no por sus calles aledanas, que te bane el sol de noviembre por sus calles y el incienso te invite a darle unas saboreadas a una tarde capitalina, despues comer en una fonda, y en la noche unas chelas en una peña del centro de Tlalpan.

Como dijo una amiga española... si vas a madrid por dios no te subas a esos camiones turisticos.. vive madrid como he vivido yo el DF.. metete a esas calles donde no hay guias de turistas y mezclate entre ellos y no temas a los asaltos que en todos lados se dan.

Perdon soy amante de mi querido DF. Por cierto que solo una vez en mi vida me pare al pie del Angel....

Saludos desde la frontera norte!

MISSING dijo...

Hey:

Maese tiene razón con respecto al DF se siente un no sé que visitarla, como que te traga, como que es un gran cuerpo muerto que todavía no se ha dado cuenta de que ya está muerto y en decadencia, snif snif, aparte una vez que fuí me perdí y los pinches polis culeros me perdieron más... moraleja no confíes en los polis del DF.

--yllen-- dijo...

pues la neta yo tenia un muuuy mal concepto del DF (como la mayoría de los regios), y tenía como 20 años de no pararme por esas tierras, la semana pasada tuve la oportunidad de andar por ahi en un viaje de trabajo, y déjenme decirles que me encantó, me senti una verdadera inculta cuando vi por primera vez en vivo y a todo color el monumento a la revolución... los nombres de las estaciones del metro, metrobus y tran ligero son lo mas divertido que hay en esta vida, y estoy empezando a sentir una extraña... muy extraña atracción hacia la sub-cultura chilanga.... volveré.

Esmeralda dijo...

Pues yo estoy de acuerdo contigo, a mi me decepcionó la suciedad de NY por ejemplo, y todas las grandes ciudades, generalmente tienen cosas viejas y sucias...
Prefiero mil veces los pueblitos pequeños por ejemplo Vail es un típico pueblo americano, con nievecita, cabañas y mucho romanticismo aaah... y todo es limpio y parece de fotografía...

chusso dijo...

Guffo

Sin duda alguna vivir de la manera que usted lo hace bajo unas arboles enormes con gran follaje que nos bañe, tomar agua de horchata con los amigos en las plazas, disfrutar a tus amigos sin penas de nada o hacer ollos y hacer kakita en el mar, sin duda es lo más cool en esta vida, sin embargo he de decirle que yo viví 18 años de mi vida en un ueblito pintoresco en oaxaca que me encantaba y disfrutaba, a los 18 y medio emigre al DF y desde entonces no me voy a mi tierra kerida esa que llegando te recibe con ese olor a tierra mojada, la ciudad sin duda alguna es para gente masoquista, gente que kiera vivir de prisa, con gente ke no te pela, kon gente ke no se mete contigo, sin embargo la amo, si la amo por honestas razones coincido con aquellos que dicen que vivir el df no se da en el turibus, se da en su gente, en sus calles, en sus venas asfalticas, se dacon el taxista que te cuenta la historia de tu vida, con la señora del periodico que amablemente lo lleva hasta tu casa. No creo pues que el DF sea como se piensa mucho menos si solo lo visita durante una semana.

Cuando usted desee lo invito también a que conoscamos juntos y dejeme invitarle un cafecito en lugares que no entran en la guía de turistas, no con la idea de ke se enamore, con la idea de que se la pase bien. Saludos y un abrazo

Mi correo es jesusmassive@yahoo.com para ver como hacerle para poder tener unos de sus ejemplares

Javy Rregio dijo...

ay weeeeeeey....que onda pinche guffo...........

me permite explotar un poco mas su personaje?

me debe un ejemplar.

Anónimo dijo...

NO MI GUFFO, MEJOR DESE UNA VUELTA POR ACA POE SEATTLE, PA' QUE VEA LA CHULADA QUE SE ESTA PERDIENDO, ACA TODAVIA HAY RIOS Y UN CHINGUERO DE LAGOS, AL IR MANEJANDO SE LE PUEDE ATRAVEZAR,LO MISMO UN VENADO, QUE UNA ARDILLA O UN MAPACHE, ME CAE QUE ME ENCANTA LA NATURALEZA Y APARTE DE ESO LO MAS CHIDO ES QUE TODO ESTA JUNTO, LA GRAN URBE DE SEATTLE Y LA VIDA SILVESTRE, LO MISMO PUEDE IR A PESCAR O A UN NIGHTCLUB POR LA NOCHE, LA GENTE NO ESTA MALEADA Y NO HE VISTO MAS LINDA CONVIVENCIA DE TODAS LAS RAZAS QUE AQUI LO MISMO PUEDES VER A UN MEXICANO CONVIVIENDO CON CHINOS, NEGROS , O LOS MISMOS INDIOS NATIVOS *** VIVA LA DIVERSIDAD***

PATRICIO ROCHA
patorocha78@hotmail.com
yo tambien quiero una copia de su revista porfis

Chingasatt dijo...

Lo dijo al parecer Carlos Fuentes: Donde termina la civilizacion y comienza la cultura de la carne asada.
Y Guffo, cualquier viaje vale la pena cuando vas bien acompañado. Y con todo respeto cuando vi a tu novia en la conferencia alla en Cintermex me dio un chingo de envidia porque Fabi es hermosa y sensual, al estilo Sophia Loren o Ava Gardner, provechito compa

Guffo Caballero dijo...

Bueno, esta visita al D.F. cambió por completo la percepción (prejuicio) que tenía de esa ciudad; que es más bien el prejuicio que tengo contra todas esas ciudades enormes y desordenadas.

Y no nada más la cultura de la carne asada: también la del shopping en McAllen, las marcas caras de ropa, el futbol malo, la cerveza los domingos y de más estupideces.

Snif, gracias por las cosas tan bellas que dice de mi mujer. Pero insisto: qué gacho que no se acercó a saludar, jeje. Saludos.

Anónimo dijo...

que chula mujer mi buen

Talina dijo...

uy y yo muriendome de ganas d emudarme a chilangolandia *sniff*

[J a V i e R] dijo...

Excelente idea esa de matatextos, saludos guff.

aLeX LeCtEr dijo...

El D.F. es una hermosa ciudad. Yo soy chilanga pero ahora vivo en otro lado, y no sabes como la extraño. Opino, como muchos otros que te han escrito, que cuando vuelvas a ir, te des a la tarea de explorarla de una manera diferente. Caminando por sus calles te darás cuenta de que sí hay muchas historias interesantes y que es difícil no enamorarse de ella.
Por otro lado, también entiendo tu punto acerca de los pueblos 'bicicleteros', también son hermosos.
Afortunadamente, en nuestro querido México, hay para todos los gustos.

Penis Enlargement Pills dijo...

nice posting keep blogging,....
i am very new in blogging, please and kindly visit my blog,..
thanks a lot...