jueves, junio 30, 2016

La gente del patio

Papá no me cree que cuando se va a trabajar hay gente en el patio.

Estoy de vacaciones y en el barrio al que nos acabamos de mudar no hay mucho que hacer. No hay niñas de mi edad y tampoco han venido a conectar la televisión de paga y el Internet.

Lo único que hago en todo el día es salir al patio a jugar con la tableta o a hojear alguno de los libros que tiene papá en el buró de su cuarto. Cuando la tableta se descarga o el libro me aburre, se me va la tarde mirando el agujero de la barda en donde se esconde una lagartija de colores.

Papá trabaja de noche en una fábrica. Llega hasta la mañana siguiente. Pero no me quedo sola. Me quedo con mi abuela. Aunque es como si me quedara sola, pues mi abuela apenas se mueve y no puede hablar. Pero estoy segura que si pudiera hacerlo, le diría a mi papá -su hijo- lo de la gente del patio.

Ayer en la noche los volví a escuchar. Se ríen. Corren. Gritan. A veces rompen cosas o se suben al árbol. Debe haber un par de niños de mi edad. O más pequeños. Se escuchan sus carcajadas y sus juegos y los regaños de sus padres. Pero apenas sale el sol y se callan. Me asomo por la ventana y es como si no hubiera pasado nada.

Nunca me he atrevido a correr la cortina cuando los escucho. En cuanto oigo sus pisadas, me tapo con las sábanas hasta arriba y cierro los ojos. Una vez me quise asomar por un hueco entre las cortinas, pero escuché una risa tan fuerte que me saqué tremendo susto y volví a esconderme en la cama.

La noche de ayer por fin agarré valor y me atreví a ver hacia el patio. Escuché que algo se había caído. Una tina o algo. Corrí la cortina lo más rápido que pude y encendí la luz de afuera. Y ahí estaba. Inmóvil. Un hombre de la edad de mi papá, más o menos. Estaba parado frente a la ventana de mi cuarto. Me miraba. Lo noté más asustado que yo. Después me sonrió y me saludó agitando la mano y ya no me dio miedo.

Papá sigue sin creerme que cuando se va al trabajo hay gente en el patio. Hoy la policía llegó muy temprano. Casi a la misma hora que llega siempre mi papá. Una mujer me hizo preguntas. Me decía que si me habían tocado, y se señalaba partes del cuerpo: entre las piernas, las pompas, el pecho. Mi abuela sigue temblando y trata de hablar. Las venas del cuello se le saltan muy feo. La misma mujer le hace las mismas preguntas que a mí.

"Fue la gente del patio", le digo a papá, mientras golpea la mesa en donde antes estaba el televisor y la tableta cargándose. 

12 comentarios:

Kuayita, la regia dijo...

Y que pasó? o_O

Pavis dijo...

Y que pasó??? o_O

Guffo Caballero dijo...

Kuayita y Pavis: Pues nada, que cuando por fin se animó a ver los fantasmas del patio, resultó que era un ladrón y les robó todo,jejeje.

Karlos F. dijo...

Todo por no hacerle caso a los niños, de vez en vez hay que escucharlos ¿que no?

Siento que este cuentito no tuvo tanto "punch" como el anterior (por decirlo de alguna manera) pero es bueno, me latió.

Saludos...

Guffo Caballero dijo...

Karlos: Ando viendo cómo darle más punch. Que se entienda que sí eran fantasmas los que escuchaba, pero que el día que por fin se anima a verlos, era un ladrón.

Die Maan dijo...

Me gusto la historia y que bueno que vine a ver los comentarios, pensé que igual me faltaba malicia para pensar que era algo más terrible y le releí, pero al menos ya se que son fantasmas, y que un día por fin vio que era un ladrón, tiene sentido la historia, pero gracias por regalarme dos lecturas amenas al hilo (aun con todo y la duda).

Saludos.

Syous dijo...

Buena historia, a mi gusto considero que la ultima linea esta de más, es mucho más impactante si no nos queda claro a qué entraron los extraños, únicamente que entraron.

Anónimo dijo...

pues esta muy chafa ajajaja

Anónimo dijo...

Está buena la historia

Anónimo dijo...

La tension de ir descubriendo si eran fantasmas o no, no dejo que nos percataramos del comentario de la television y la tablet que al final desaparecieron..

lukas rodriguez dijo...

Jajaja si no hubiera leído los comentarios me hubiera quedado con la idea de que si habia visto al fantasma xD

Anónimo dijo...

O tal vez de una manera sutil crear la idea/separacion de Los "niños fantasma" y la mirada Del adulto ladron. Excelente historia...aun asi quiero saber mas jajaja