martes, mayo 26, 2015

Nido de colibrí

Regreso de vacaciones y me entero que una colibrí decidió anidar en una de las ramas del bambú de la cochera.
La pueden ver al mero centro de la foto.
Una tarde llegué a casa y escuché un zumbido. Cuando me giré, vi al ave flotando a un par de metros de mí. Zigzagueaba, se acercaba, se alejaba; pero permanecía en la cochera. Se me hizo extraño verla ahí, pues la mayoría de las veces veo a estos pajaritos aleteando en el patio, donde tengo cuatro árboles frutales y algunas macetas con flores. Ese día me quedé inmóvil, contemplándola, hasta que fue a posarse sobre su nido.

La verdad, me siento honrado de tener un nido de colibrí en casa.

Cada que llego o salgo, escucho el batir de sus alas. Ayer la tuve como a sesenta centímetros del rostro, pero esta vez, en lugar de regresar a la rama con la pajarera, salió de la cochera y se paró en un cable, haciendo sonidos, como chasquidos; después, voló y la perdí de vista.

Me preocupa que haya hecho el nido ahí, tan a la vista, en una rama tan delgada, que se agita al menor soplido del viento. Pero La Naturaleza es sabia, dicen. Supongo que la ventaja es que los depredadores naturales de estas aves no pueden trepar o reptar por un tallo tan fino. Supongo también que tengo que empezar a apagar la luz de la cochera por las noches, para no molestar a la colibrí. Incluso pienso dejar el coche afuera, para no importunarla con el crujir de la reja o el humo del escape al encender el motor.

Creo que también limitaré las salidas del Chocorrol a la terraza -de ahí nunca baja-, para evitar que pueda hacerle algún daño -saltándole cuando vuele bajo- al pajarillo; sólo mientras nacen los polluelos y aprenden a volar.

Quiero comprar uno de esos bebederos para colibrí, pero no sé qué tan buena idea sea. Ignoro si a la larga el brebaje colorado ése les haga daño a estos animalitos.

Por lo pronto, cada que salgo de casa y no veo a la pajarita, me gana la curiosidad, me acerco despacito al nido y le tomo una foto desde arriba, para ver si ya hay algún huevito.

Hoy no fue la excepción y, al no ver a la colibrí, aproveché para ver si había huevos. Y, pues, ¡ya hay!
Según lo que encontré en Google, en menos de 20 días habrá crías. No puedo esperar a verlas. 
Y como diría Hubert Reeves: "El hombre venera un Dios invisible y masacra una naturaleza visible, sin saber que la naturaleza que masacra es el Dios invisible que venera". Estos sí son milagros, no las fantasías ridículas que inventan la religiones.

17 comentarios:

Teresa Mtz dijo...

El bebedero no les hará daño, la mezcla debes cuidar que sea con azúcar (no refinada, o sea, la de color oscurito y no la muy blanca... tampoco la mascabada, no sé si me explico hahaha): 1 tanto de azúcar por 4 tantos de agua. Lo pones a calentar hasta que se disuelva el azúcar, que no hierva. Por otro lado, los colibrís son territoriales, si pones el bebedero cerca del nido puede que se acerquen otros colibrís y empiecen a pelear por el bebedero y eso espante a la mamá. Te sugiero ponerlo un poco retirado. Saludos y qué suerte la tuya! yo he querido que los colibrís aniden cerca de mi pero nunca me ha pasado, quizás por el asunto del bebedero.

melgarejo dijo...

Puedes comprarle el bebedero.. aman ese líquido, no les hace mal, mis papás llevan años poniéndoles en su bebedero el líquido rojo, de preferencia uno que la envoltura dice Néctar Colibri con letras rojas...

LustLady dijo...

¡Qué bonito Guffo! Estaré asomándome acá para conocer a los polluelos :)

Guffo Caballero dijo...

Tere: Sí te explicas, jajaja. Lo pensaba poner en el patio, que es en donde más los veo zumbando y donde hay ramas más rígidas. Gracias y saludos.

Melgarejo: Lo voy a buscar. Es que desconfiaba si tenía químicos o colorantes o algo dañino. Un tiempo mis padres lo ponían en una bugambilia, pero se llenaba más de hormigas que de colibríes. Saludos.

LustLady: ¡Saludos! :)

Puro Apagado dijo...

Guffo,

todavía le quedarán libros de Diarios del Fin del Mundo? Soy seguidor mas o menos nuevo de su blog y me acabo de enterar que existe
Mi chamba es como velador y leerlo es un gusto aca en la chamba cuando la ciudad esta dormida

Ramon Hinojosa dijo...

date un gusto exótico, machaca de huevo de colibrí!!!

Guffo Caballero dijo...

Puro Apagado: Creo que sí. Deja nomás confirmar llegando a la casa. Si quieres mándame un correo a guffo76@hotmail.com y por ahí nos ponemos de acuerdo. Saludos y bienvenido a mi blog.

Ramón: No les des ideas a los chefs :(

Alejandro Del Valle dijo...

Guffo, que chingón, me cae.
En casa de un amigo, anidaron golondrinas. El menso estuvo tratando de quitar el nido "para que no le ensuciaran el coche" pero, de buenas, no se las intimidó. Fue su esposa la que e puso como cotorra por andar maltratando a los pajaritos.

Mucha suerte con sus inquilinos.

@Puro Apagado
Yo ya leí Los Diarios del Fin del Mundo y le aseguro que son una delicia de cuentos que va a disfrutar hartamente.

66621 dijo...

Nomas ponles el bebedero con agua y chingo de azucar y ahí van a estar siempree

Guffo Caballero dijo...

Puro Apagado: Conseguí un ejemplar de la primera edición. De la segunda, la que trae 9 relatos más, no conseguí, snif. Pero deja preguntar entre los autores.

Alejandro: Ah, es típico que la gente hag eso para que no le caguen el carro.
Tan fácil como ponerle una lona o una sábana vieja y asunto arreglado. Un abrazo. Gracias por comentar.

66621: Les voy a comprar el polvito especial. Ya me dijeron e investigué que no les hace daño.

Cecy dijo...

Te sigo desde hace años... Antes en mi reader, ahora en mi feedly. En esta ocasión no pude evitar entrar a comentarte, primero, que te felicito por ese respeto que muestras hacia ellos.. Segundo, que muero de envidia ».« en que ciudad estas ahora? Si es Monterrey te puedo visitar? Jajajaja. Un abrazo, saludos.

Alexander Strauffon dijo...

Te imaginé como una versión más aproximada al original de Merlín, con su forma de convivir con animales del bosque. Pues veo que ya hasta te dejaron consejo sobre qué dejarle a los pájaros. Lo que tú decidas sé que será lo adecuado.

Guffo Caballero dijo...

Cecy: Hola. Muchas gracias por seguir dándote tus vueltas en este espacio. Estoy en Monterrey. Cuando quieras puedes venir de visita :) Saludos.

Alexander: Saludos, mi buen. No recordaba esa habilidad de Merlin, jejeje, me hiciste recordar lecturas y caricaturas antiguas.

Àngello dijo...

Y no has pensado en dejar de respirar cuando estes en tu casa para que no le falte el oxigeno, jajajaja che compadre tan chulo me cae de dios, snif...

tavo dijo...

No tienes una go pro? No tienes forma de grabar su nacimiento? Sería padrísimo!

Buen día!

El Belo (Belito pa' los cuates) dijo...

Hace años me pasó lo mismo. Pero ahí la naturaleza fue cruel. En una de esas lluvias abundantes, se inundó el nido que había. Sentimos mucha tristeza.
Como siempre un placer leerte, aunque hacía un buen tiempo que no lo hacía. Saludos.

Anónimo dijo...

YO TAMBIEN TENGO UN COLIBRI EN CASA, Y SIENTO QUE SOY AFORTUNADA, BENDITA NATURALEZA