miércoles, octubre 16, 2013

Winona Ryder y los pavo reales gigantes que disparan rayos fosforescentes

Casi siempre le sugiero al subconsciente el tema que me gustaría soñar, pero pocas veces me hace caso, y, cuando lo hace, lo hace a como se le pega su gana. Por ejemplo: si quiero soñar que tengo un date mega romántico con Winona Ryder, posiblemente lo tenga, pero en las faldas de un volcán en erupción del cual tenemos que salir huyendo para después ser perseguidos por pavo reales gigantes que disparan rayos fosforescentes por la cresta y terminan comiéndose a mi amor platónico, snif.

También es común que duerma con la idea de que en mi sueño quiero darme cuenta que estoy soñando para así poder controlarlo y dirigirlo hacia donde quiera –apagar el volcán de una meada, matar a los pavo reales que disparan rayos fosforescentes y apachurrarme a Winona Ryder en una hamaca en la playa-, pero supongo que los sueños perderían su encanto si pudiéramos hacer esto.

He escuchado gente que asegura soñar lo que le plazca, pero no sé si sea cierto. También he leído algunos artículos que dicen que se puede lograr esto "con cierta disciplina mental", pero no soy muy disciplinado que digamos. No lo he logrado incluso cuando más empeño he puesto en ello; ya saben, de esas veces que despertamos en la parte más interesante de un sueño y queremos volver a dormirnos para continuar en donde nos quedamos pero se nos va el sueño o soñamos algo distinto o bien aburrido.

Despertar de un sueño es entrar en la realidad (¡qué frase tan genial y tan poco obvia!), que no es otra cosa que una ilusión que tampoco podemos controlar; por lo tanto, eso que conocemos como "realidad" es algo parecido a seguir soñando.

Uno empieza a controlar su realidad cuando se despierta de la ilusión de lo que se cree que es estar despierto. La realidad es el sueño que quieren que vivamos pero a la vez que permanezcamos soñando con vivirlo.

Cuando despiertas de esa ilusión puedes sentirte a ti mismo y comprender tu existencia; lo básico de las cosas, el trasfondo sencillo de la vida. Obviamente este “despertar” acarreará soledad, aislamiento, miradas burlonas o tragos amargos, pero al final de cuentas todo eso también son ilusiones.

Quizás no tengamos la habilidad de soñar lo que queremos ni de ver completa la realidad que deseamos, pero lo más importante -creo yo- es no ver lo que quieren que veamos.

Encajar en esta realidad es una ilusión. No te sientas un extraño. Ten en mente que si logras despertar simplemente eres la persona que pudo ver detrás del telón.

6 comentarios:

Liliane dijo...

La antigua cultura egipcia nombraba ése estado de "estar soñando" como El Velo de Isis.

En la danza del vientre, cuando la bailerina se quita el velo, es un símbolo de despertar. El cuerpo. la mente.

Pues nada, tan sólo por curiosidad.:-)

Por cierto, la foto de este post está PRECIOSA!!


Abrazos, Guffo

Àngello dijo...

"Duerme soñando,con tus ojos tan plenos, despiertos,con tu corazon lleno y radiante,alucinante, tan lleno de amor"

Jajajaja che compadre, no pude evitar sacar a flote mi wuarrez, pero en esa fotito pareces la abeja reyna de tu panal...

jajajajaja, saludos Carnal, haber cuando nos echamos unas birongas...

Ramón dijo...

A mi me recordó a la canción de bunbury "Despierta", sólo escunchala antes de juzgar. Saludos desde Celayork

Alexander Strauffon dijo...

Sí se pueden condicionar ciertos elementos. No todo el sueño, pero algunas tematicas. Dificil, pero posible.

Oye, ¿y por que la Winona?

Alejandro Del Valle dijo...

Siempre he creído que los Wachowski hicieron la película de V de Vendenta cómo crítica al ataque de las Torres Gemelas.

Me recordaste eso con lo de "debemos despertar".

Si me permites el comercial, ya actualice mi página Web

:-D

http://alexdelvalle.com

PD. Calmado con Wynona. Yo la ví primero.

Francisco Mendoza dijo...

Tomate dos de estas antes de dormir http://www.amazon.com/Life-Enhancement-GM-S-GalantaMindTM-Starter/dp/B000MRGREO