jueves, julio 27, 2006

añoranzas del caminito de la escuela

Alguna vez les platiqué que uno de mis sueños guajiros era ser un Duncampeón (campeón de yoyo Duncan) y salir en la tele moviéndole al yoyo; pero las suertes del “columpio” y “paseando al perrito” nunca me salieron del todo bien. Aparte, era imposible para mis padres estarme comprando yoyos cada que los destrozaba sobre la banqueta intentando realizar “la motoneta”, o sobre las cabezas de mis carnalas cada que el cordel del juguetito se me rompía tratando de hacer el “huracán” y “el paso de la muerte”. Fue entonces que los yoyos quedaron vetados en mi casa, al igual que las revistas Video Risa.

Me di cuenta que el mundo no necesitaba otro Duncampeón y mejor me puse a pensar en otras cosas más productivas, como por ejemplo: buscarle un buen escondite a mis Video Risas que compraba clandestinamente en un puestucho de periódicos cerca de mi casa. También me preocupaba que ya iba a entrar de vuelta a la primaria y me había pasado las vacaciones pendejeando con el yoyo y todavía no le decía a mi madre qué pex con la lana de mis (in)útiles escolares, que consistían en : tijeras de punta chata, colores, sacapuntas, juego de geometría (que de juego no tenía ni madres), resistol para pegar palitos de paleta y sopa de coditos sobre alguna manualidad inservible que nuestras jefas pondrían en la sala de la casa por pura lástima y cuadernos de caligrafía, cuadrícula y doble raya. Los libros de “testo” eran gratuitos.

Me acuerdo que yo quería unos de esos plumones que pintaban plateado y dorado y que olían bien looooco, maestrossss. Los había visto el curso anterior y los quería para poder colorear los robots que dibujaba, pero esos marcadores nada más los llevaban los niños riquillos a la escuela, porque los compraban en Houston o en San Antonio Texas y decían que eran muy caros y que aquí en la ciudad no los vendían y que lero, lero, candelero.

Yo era de esos morros que le gustaba tener en orden sus lápices y los cuadernos con los márgenes de color bien derechitos y los libros bien forraditos (pos sí, porque mi jefa era la que se metía las chingas cortando y pegando plásticos y cinta scotch en las pastas de los libros de la SEP). Me gustaba cómo olían los libros recién forrados y me gustaba el olor de la madera rebanada de los colores “Blanca Nieves” cuando les sacaba punta para trazar los márgenes en cada una de las hojas de las libretas: eran de color rojo para los de quinto grado y azul para los de sexto. Yo hubiera preferido el azul, pero tendría que esperar un año para los márgenes de ese color. También me gustaba el olor aceitoso de la plastilina y el del laboratorio de ciencias naturales donde guardaban a las ranas destripadas en frascos de Nescafé con formol.

El invierno allá afuera tenía el mejor olor de todo, pero en esa estación del año, el salón de clases siempre olía a aliento encerrado de niños recién desayunados. Quien se daba cuenta de tal concentración de gases apestosos era el director, cada que entraba a dar algún aviso y el tufo lo golpeaba en la narizota, haciéndonos abrir las ventanas para que corriera el aire, se saliera la peste y nos congeláramos un rato.

El invierno empañaba las ventanas y los enamorados rechinaban sus dedos sobre el cristal, dejándose recaditos de amor y corazones mal formados. Algunos otros trazábamos monstruos, jugábamos al gato o dibujábamos a la maestra con las chichis puntiagudas, jajaja.

De vuelta a casa, el calentador de gas estaba encendido (en aquella época el gas no era tan caro porque era de camión de relleno y no de tubería) y mi padre me seguía insistiendo con esa filosofía de que no me diera por vencido nunca. Creo que eso lo leyó en no sé qué libro motivacional que estaba de moda a mediados de los ochentas. El efecto del librito y las palabras de mi padre fue inmediato en mi cerebrito aún virgen y tarugo. Me propuse con todas mis ganas que el próximo año -ochenta y tantos- sería un Duncampeón y que ahorraría todos mis domingos para comprar un plumón de esos que pintaba dorado y que sólo los ricardillos llevaban a la escuela.y que me serviría para colorear mis robots. Es que estaban bien padres esos plumones.

29 comentarios:

Licenciada dijo...

yo tenía un lápiz de un verde exótico q cómo me gustaba y mis gomitas de borrar de colores *sniff*

flacoman dijo...

Ahh que epocas. A mi si me dejaban tener mis video-risa, que revista mas jalada!!! snif pero sufria para ahorrar los pesos que costaba :(

Saludos!

MEOW dijo...

Compa! esos plumones estaban conmadre, a mi no me los compraban porque estaban caros y solo se usaban para hacer manualidades como tarjetería española y esas jaladas, desde ahi tengo una fijación con las plumas y bolígrafos de colores, hasta la fecha

Besos compa

Rosscorpion dijo...

Oye Guff, deberías de reinventar el videorisa! Hace años que ya no hay tiraje, y se puede ver que pex con los derechos de autor!! Yo tiré los míos cuando estaba en secundaria, porque me daba pena que me los vieran mis amigos y pensaran que era un naquito... ah que pendejo estaba...

EDGAR H ROMAN dijo...

ah que epocas, yo tenias tambien mis colores nuevos y los usuados, recuerdo mi jefa que solo me dejaba llevar los usados a la escuela (aun asi todos valierón madres), y de repente tambien no faltaba el mocoso mamón que en lugar de lapiz llevaba lapiceros.
eso si tambien yo era de los gandallas de haber a quien le robamamos lo nuevo

Nina dijo...

estampitas de Hello kity, eso era lo mio, y las intercambiaba con las de mis amiguitas, en realidad todo lo de Hello kity. Ahora q ha regresado la añoranza de ese personajito hasta me compre mi pijama de Hello kity en esas tiendas nuevas de ropa interior pa mujeres, jejejeje!!!, y soy muuuuuy feliz a mis 30 años con mi pijama de hello kity rosa....tambien hay pantunflas pero eso ya se me hizo muy exagerado jejejeje

EL MATUTE dijo...

Garbage Pal Kids, colores prismacolor, mazinger z, thundercats, no mames, que epoca.

Anónimo dijo...

Siii, los riquillos presumian y cuando a ti te compraban alguna moneria de esos (como los lapiceros) ni querias usarlos porque se iban a poner feos. Las gomas, libretas plumas de colores y olor y todo eso. Pense que lo habia superado hasta que aparecieron las plumas de gel y libretas negras y descubri que no...

bringas dijo...

"aliento encerrado de niños recién desayunados" HAHAHAHAHAHAHAHAH

Those were the days... Mi trapper keeper moradillo, el "craaack" de las libretas forradas cuando despegabas unas de otras. Las plumas papper mate que compraba en los iunates y que se podían borrar, cómo me sacaron de pedos en revisiones de exámenes....

buenos recuerdos señor

Esmeralda dijo...

El mejor invento fue el papel contact para forrar los libros porque quedaban bien padres y no provicaba que los libros se pegaran entre sí y quedaran todos despastados por la fuerza que hacíamos para sacarlos de la mochila...

A mi me encantaban las cajitas de lápices con miles de divisiones para guardar los lápices, y los borradores y plumas con aromas...
que tiempos aquellos!

Tio Laureano dijo...

Creo que soy de un tiempo mas atrás. REcuerdo que cuando llegue a Monterrey, en la escuela le pidieron a mi jefa que tenia que forrar los libros y mi jechu, con puros plasticos de la tienda "La Esquina Gigante" (ocampo y juarez) me los forro. La cabula de los guerquillos fue todo el año, pero me valio madres, cuando fui premiado con el diploma del mejor aprovechamiento de toda la primaria. Fui de los que nunca use mas de cuatro colores: azul, rojo, amarillo y verde. Los colores sicodelicos de aquellos tiempos, no me interesaban, yo hacia mis mezcla de colores con los que tenia. Mis libretas "Triunfo" eran lo maximo, y siempre soñé con asistir al programa que conducia el Lic. Hector Martínes Cavazos, que nunca supe porque nunca invitaron a mi escuela. Y Sr. Guffo, permitame comentarle, que fuí muy bueno con el Yoyo Duncan, tanto así, que fui campeon de mi escuela; hacia el perrito, la Torre Eifel, La rueda de la fortuna, La fuelta al mundo, entre otras suertes.

Es un placer siempre leerle Sr.

Saludos pelao

dormidoandrade dijo...

Oye men y tienes aún los videorisa digo porque ese material valo oro como para escanearlas y subirlas a la red la verdad esas revistas me llenaron de cultura general femenina como eran los pechos de las viejas y que toda la vida se relacionaba con sexo, alcohol y rock n' roll!

Dark Saint dijo...

jajajaja la chinga que era forrar todos los desgraciados libros, mi jefa se ponía histérica cada vez que llegaban esas épocas...

y como olvidar estrenarlos y pegarles calcas de los thundercats, mazinger z o las mascotas de la nfl.

coincido con dormidoandrade, los videorisa son oro hijo, ojalá pueda escanear alguno...
los mios todos me los tiraron snif!

sale carnal, un abrazo.
que buen flashback

bLAnkA dijo...

MI MAMÁ LES PONIA TALCO A LOS LIBROS RECIEN FORRADOS PARA QUE NO SE ROMPIERAN Y AUN ASI LAS PASTAS SIEMPRE SE DESMADRABAN ANTES DE MEDIO AÑO Y SIMPRE ME DABAN MIS MADRIZAS JAJAJAJAJA.

y QUE PASO?? SI PUDISTE COMPRARTE TU PLUMON Y FUISTE DUNCAMPEON??? CUENTA CUENTA...

SALUDOS DESDE MI LEJANO D.F.!

Gaspar Henaine dijo...

Juar, juar, que recuerdos me trajo maese, los colores Blanca Nieves eran la ley en aquellas epocas, un saludo maese, que este bien,

samantha dijo...

como siempre genial, se me hace que si tienes una maquina del tiempo, pero no nos quieres decir

buen fin saludos

cuidate

Sivoli dijo...

Yo siempre pensé que en verdad éramos muy pobres mi jefa y yo, porque batallaba mucho para comprarme mi Trapper Keeper...

Pasada de moda. Obvio, cuando conseguía una, ya había salido la nueva edición.

Chingao.

Anónimo dijo...

cada vez que entro a este blog es como si entrara a una maquina del tiempo, hay tantas cosas de mi niñez que de las cuales ya no me acordaba y al leerlo aqui, todo vuelve a aparecer, yo tambien era fanatico de los yoyos y tambien compraba el videorisa, junto con la de mad y el mil chistes jejeje que buenas epocas... gracias por hacerme recordar guffo

ARACELI G.P. dijo...

Ese tip que dice Blanka no me la sabía, yo siempre desee un cuadernos de esos gruesotes con muchas divisiones y pasta de plástico pero eran muy caros, a lo que yo siempre me consolaba que eramso 4 hermanos y a todos no nos podían comprar a uno si y a los demás si, siempre supe de justicia desde niña.
Que recuerdos, que facilidad tiene ud. para ponernos a añorar.

ANiS dijo...

Porque sera que se nos da eso de estar recordando el pasado ¿¿¿La edad???

Guffo Caballero dijo...

¡Saludos a todos! Disculpen la tardanza, pero andaba "fueras" de la ciudad.

Las Video Risa aún las tengo, subiré algunas próximamente.

Nunca fui Duncampeón, snif, pero sí tuve mis plumones dorado y plateado pero se chorrearon todos con el sol, bujuuu.

Gracias a todos por pasar por aquí y compartir sus recuerdos, tambi´n ustedes me hacen acordarme de cosas que ya se me habían borrado, jaja, comomlos cuadernos Triunfo jajaja, no mames, jajaja, estában con madre. Y qué decir de las libretas esas de pasrta de plástico con divisiones con folder y los folder para el trappe Keeper y demás... jajaja, gracias a todos y ya estamos de vuelta. Saludos.

marquito*... dijo...

pos como yo fui de mas pa´aca recuerdo los colores mapita y los de la serie "kolitas"

ademas de esos plumones que venian en un botecito y el mas cabron era el plumon magico "blanco" que "desaparecia" los otros colores al pintarles por encima

Cesar Guajardo dijo...

jajajajajajajajaja... que tiempos aquellos..!
excelente post...


saludos..!

J a V i e R dijo...

GUFFO ES LA VERGA

mario* dijo...

usted si se la rifa machin con estos posts. Puro recuerdo bonito!
Escaneese unas videorisas!!

Guffo Caballero dijo...

Jajaja, gracias por sus comentarios, neta que mil gracias y es un halago que disfruten las babosadas que escribo.
Ya voy a escanear algunas revistitas para preparar un post sobre eso.
Saludos a todos.

CHAD dijo...

Olian poca madre los cuadernos recien forrados, el unico pedo era que si olvidabas hecharle un poco de talco a los forros, no se despegaban ni a chingadazos;claro, eso en caso de que usaras hule cristal.

Chale, no recuerdo esos plumones de los que habla. No tendra una foto de alguno de esos "gadgets guffescos." jejeje

DIVILLARREAL dijo...

SNIF, SNIF QUE MAL PEX GUFFO YA ME HIZO ACORDARME CUANDO IBA EN QUINTO QUE YO QUERIA UNOS PRISMACOLOR QUE TRAIAN EL COLOR DORADO Y UN VERDE MAYATON BIEN CHIDO, DESGRACIADAMENTE MI QUERIDA MADRE NUNCA ME COMPRO DE ESOS, SIEMPRE ERAN LOS DE BLANCA NIEVES DE 12 COLORES Y PA ACABAR DE AMOLAR DE LOS CORTITOS, JUUUUUUUUUUAA YO SIGO SOÑANDO CON LOS PRISMACOLOR, SNIF SNIF

NanE 007 dijo...

QUE BUENO EL DEL ALIENTO A NIÑOS RECIEND ESAYUNADOS...JJAJAJAJAJJAJAJA ASCO DEL TAMAL REMOJADO EN ATOLE Y PAPITAS FRITAS O CHURRITOS CON CHILE Y LIMON REMATANDO CON VASO DE LECHE Y GOMITAS ACIDAS O UNA BUENA PALETA DE ELOTE CON AAAHRTO CHILE PA QUE TE ARDAN LAS TRIPAS...
EL OLOR DE LOS COLORES ERA BUENO, EL DEL PLASTICO DE LOS LIBROS...PERO EL QUE OLIA RICO ERA EL PLASTICO CRISTAL, EL QUE SE PEGABA, PORQUE HABIA OTRO MUY BLANDITO, O LOS FORROS DE PLASTICO PREFORMADOS QUE CASI SIEMRPE LE QUEDABAN GRANDES A LOS LIBROS DE "TESTO" Y LAS MAMAS NOS PONIAN A DOBLARLES EL SOBRANTE CON DIURETTS EN LAS ORILLITAS. LA HIJA DE LOS DUEÑOS DEL A "TIENDITA" ERA MI "AMIGUITA" EN CUARTO AÑO Y LA MUY GORDINFLONA NOS SACABA COMIDA GRATIS DE LA COOPERATIVA, NOS REGALABA DONAS Y DULCES, Y LA QUE DECIA SER MI SHUPER AMIGA SIEMPRE ME QUITABA DE MI LUNCH, LA CABRONA SE TRAGABA LO QUE TRAJERA Y DE PASO ARRASABA CON MI SANDWICH RELLENO DE PATATINAS SABOR VINAGRE...DE ESAS DEL ENVASE COLOR VERDE. NO OLVIDEN LOS TAPADOS CON LAS ESTAMPITAS DE LOS ALBUMES...O QUE TAL EL FAMOSO ALBUM DE COLECCIONISTAS DE ESTAMPITAS DE DISNEY EL "TU Y YO, Y YA MAS PARA ACA (PORQUE YO TENGO 25 AÑITOS APENAS...)LOZ TAZOS, Y SUS MIL VERSIONES. HELLO KITTY JAMAS PASARA DE MODA POR EJEMPLO, Y DE CARICATURAS NI HABLAR, QUE SHOW CON REMY LA NOVELA PARA NIÑOS..... POBRE REMY SE LE MUERE EL PERRO, SE LE MUERE EL CHANGO, Y DE PASO EL PATRON SEÑOR VITALIS, ....ALGO AMS DRAMATICO A LOS 12 AÑOS????
gracias por estos recuerdos!!