viernes, marzo 04, 2016

La ceguera del regio promedio

Me topé con esta joya en Internet:
Al leerlo reafirmé lo que siempre he pensado: el regio promedio es nefasto. El regiomontano genérico no ve más allá del trabajo, el futbol y la carne asada. Es pedestre, xenófobo, ignorante, de mente cerrada y altanero. 
Le han vendido una idea de lo que debe ser, qué debe tener y cómo debe actuar; y, peor aún: se la ha creído y la ha agarrado de bandera y la ha elevado a no sé qué potencia, acabando por convertirse en una caricatura de sí mismo que no acepta otra cosa que no sea eso que cree ser. 

Me encanta eso que menciona de "sentirse orgulloso del acento y la forma de hablar"; eso de levantarse en la madrugada para ir a "chingarle al jale" y doblar turno para poder "darse el lujo de una carnita asada el fin de semana". No sé cómo no ven lo patético de esto que sólo pone en evidencia a un montón de individuos tan básicos que están dispuestos a ser explotados por unos cuantos pellejos asados. Una sociedad de esclavos, pues. Esclavos que están felices de serlo. 

¿Acaso no hay más allá que joderte trabajando, pagar las cosas más caras sin quejarte, enajenarte con dos equipos de futbol, beber cerveza y asar carne?

Estoy seguro que al regio promedio podrían venderle cagada y estaría presto a comprarla con tal de sentirse superior al resto. Digo, ya consumen la programación de Multimedios: ¿qué tanto falta para consumir mierda pura?

La cultura empresarial le ha hecho mucho daño a la mayoría de mis paisanos; les ha creado un complejo de inferioridad disfrazado de complejo de superioridad que les llega a hacer creer que sólo en Monterrey la gente trabaja y mantiene al resto del país.

Y el remate del texto es una delicia: "Aquí sólo hay dos equipos, los de casa, los demás no existen", para después de haber impuesto nuestros dizque "usos y costumbres", decir que recibimos a los foráneos con los brazos abiertos, ah, pero siempre y cuando vengan a chingarle, le vayan a nuestros equipos, preparen el hígado para beber cerveza cada fin de semana y tengan una dieta carnívora. En otras palabras, los recibimos con los brazos abiertos siempre y cuando sean igual de tarados y vacuos que nosotros.

¿Ya ven por qué me la paso viajando? Entre menos tiempo pase en esta ciudad, mejor. 

9 comentarios:

Master of Doom dijo...

Asi compa, este hato de bestias nomas no se puede interactuar.

Alexander Strauffon dijo...

Pienso lo mismo, Guffo.

Pablo Cabañas dijo...

Ese tipo de pensamiento mediocre ocurre también en otras partes, en mi ciudad hay algo muy parecido a eso, nada más que en vez de "carnes asadas" y la "'ética' laboral", usan conceptos muy generales como "nuestras culturas y tradiciones (SIC) de mi lindo Yucatán"; y encima, se tiene la idea de que cualquier persona de otro lugar que viene a vivir a la península por lo general traen cosas malas: ¿hubo un robo?, culpa de los fuereños, ¿mataron a alguien? fue algún fuereño, ¿vende drogas? seguramente es fuereño. Y así. De hecho, si Yucatán se hubiera anexado a los EEUU (como claramente iba a ocurrir en el siglo XIX), no me extrañaría que muchos coterráneos apoyarían a Donald Trompas, y hablando de eso, comparto un artículo al respecto https://www.lajornadamaya.mx/2016-03-04/Trump--yucateco

Saludos master.

Anónimo dijo...

jajajajaja " unos cuantos pellejos asados "

yo soy de guadalajara y creo que aca no tenemos esas ideas mamonas, jajajaja

guffo que paso con el jairo ? nada mas nos dejaste con la intriga

elbibis dijo...

De verdad que es patético. Esta mañana pasaba precisamente por Cervercería, y pensé que gracias a esta y otras empresas fue que Monterrey empezó a crecer y convertirse en una de las principales metrópolis del país, pero junto con ello se impregnó en el "regio" (detesto el término) una estúpida cultura de trabajo esclavizante, alcoholismo y un desprecio casi absoluto por la cultura, el arte, el buen comer, la espiritualidad, etc. Aquí como bien dices el "regio" promedio sólo sabe de carne asada, equipos mediocres de futbol y "chingarle al jale", en esto se les pasa la vida un fin de semana tras otro, hasta que mueren, pero a sus hijos y nietos desde muy pequeños les pusieron la camiseta de tigre o rayado para que sigan perpetuando el estereotipo. En otras partes del país sí que saben vivir.

Perico el de los palotes dijo...

Uta Gustavo, me cae que de plano no conoces a los regios, porque te quedaste muuuuy corto.
¿Quieres ver auténticos regios en su estado más puro?
Viaja entre las 6 de la tarde y las 8 de la noche en cualquier linea del metro, de preferencia en día laboral.
Unos verdaderos desconsiderados hijos de puta sin educación ni compasión alguna por su prójimo, que se arrojan (como ganado a su alimento) sobre los únicos asientos disponibles. No importa si son estudiantes, profesionistas, obreros, albañiles, todos son exactamente iguales.
¿Quieres ver auténticos regios en su estado más puro?
Date una vuelta a las afueras de cualquier estadio cuando coinciden ambos equipos locales en el mismo. Pasiones desbordadas al extremo del ridículo por situaciones que ni valen la pena, pero que un supuesto "orgullo" mal entendido hace aflorar lo peor de sí mismos.
¿Quieres ver auténticos regios en su estado más puro?
Acércate a cualquier evento de espectáculos masivo, de preferencia organizado por estaciones de radio o televisoras. Acude antes de que inicie el show. Mira a tu alrededor, observa el suelo: basura, basura, y más basura tirada. Autos estacionados sobre banquetas. Franeleros oportunistas por doquier.
¿Quieres ver auténticos regios en su estado más puro?
En la hora pico de la tarde y primera hora de la noche, acércate a cualquier cruce con semáforos, en cualquier avenida concurrida. Permanece unos 15 minutos observando a los autos. Cuenta cuántos autos siguen cruzando después de haber cambiado su luz a rojo, cuántos no alcanzaron a cruzar y se quedan obstruyendo el paso a los que tienen luz verde.
¿Quieres ver auténticos regios en su estado más puro?
Date una vuelta por cualquier colonia popular un sábado en la noche, después de las 9. Toma precauciones por favor. Cuenta mentalmente cuántas casas tienen la música (sea del género que sea) a todo volumen. Cuántas traen karaoke. De cuántas de ellas sale humo de algún asado.

Sólo te encargo que para este recorrido andes a pie Gustavo, usa el camión o el transporte público. No uses la bicicleta porque no encontrarás por dónde circular. Visita y vive la ciudad. Remójate en su hedor. Toma tus apuntes y te darás cuenta que te quedaste corto y que ya valimos pura madre como sociedad. Lo mismo que estás señalando en tu post, lo descubrí hace mucho tiempo. Tengo 36 años de vivir en esa ciudad, en ella viví, he salido muchas veces de la misma igualmente para viajar, por trabajo y por placer. La empresa para la que trabajo no tiene sus raíces arraigadas en la ciudad, sino en otra parte, he ahí la clave.

Saludos.

Anónimo dijo...

Cambien "Regios" por "Méxicanos" y se quedan cortos

Saludos.

Raven dijo...

Totalmente cierto y nefasto y no es una cuestión exclusiva de cierto nivel socioeconomico, se da en todos los niveles.

Anónimo dijo...

en defensa de mis paisanos, no es exclusivo de los regios, cada una de nuestros estados tiene un " gentilicio promedio ". y si, es lamentable.