lunes, abril 29, 2013

Aventuras en una sexshop

Ir de compras me pesa como no tienen una idea. Sólo lo hago cuando mis camisas tienen una tonalidad amarillenta en la parte de los sobacos o cuando mis zapatos están más jodidos que los del Chavo del 8; siendo esta última la razón por la que tuve que ir a un centro comercial a comprarme "papos" nuevos.

Pero como no me gusta andar paseando entre aglomeraciones de personas, ni viendo aparadores, ni probándome zapatos como una mujer; primero los busco en Internet. Pongo en Google: "Papos chiditos", y ahí me aparecen un chorro de opciones. Elijo el modelo más elegante, veo en qué tienda lo tienen, compruebo que tengan de mi talla, me cercioro en qué centro comercial está la tienda en donde los tienen y voy directo por ellos, sin hacer escalas en ninguna parte, para así estar el menor tiempo posible rodeado de compradores compulsivos y empleados incompetentes y… gente en general.

Y eso hice precisamente la semana pasada. Me lancé por mis zapatos Flexi directamente a la tienda del centro comercial en la que los tenían, y, una vez que los pagué, salí corriendo de ahí para alcanzar los quince minutos de tolerancia del estacionamiento. Pero, ¡oh, sorpresa!: una mujer extraña me interceptó bajando las escaleras eléctricas, dándome un volante y ofreciéndome pasar a “un nuevo concepto en tiendas”. Cabe aclarar que cuando iba bajando por las escaleras vi que dos personas habían ignorado bien feo a la señora, y pues se me hizo gacho hacer lo mismo porque, podré odiar los centros comerciales y al mundo entero, pero tengo corazón de pollo, snif. Total que la señora me dijo que sólo quitaría cinco minutos de mi tiempo, pero obviamente también me quitaría los 15 pesotes del estacionamiento. Y pues ya, resignado y no teniendo de otra, entré en el local. Era una sexshop.

La señora, muy amable, me dijo: “Deme su mano”, y yo bien obediente se la di. La mujer tomó un botecito de una vitrina con peluche rosa y me embarró una crema en la muñeca; la frotó y me dijo que la oliera. Obedecí. “Es para estimular la vagina de su pareja”, me dijo· “Es comestible. Sabe a fresa. La puede lamer”. Y como yo andaba de obediente, pues me chupé la muñeca y, en efecto: sabía a fresa. Cuando quité el mejunje  de mi mano y me disponía a despedirme con un: “Muchas gracias, pero no me interesa; yo uso pura salivita”,  la mujer me dijo: “Espere: todavía no termino”, y me jaló a otra parte de la tienda y tomó  otro botecito de otra sección de la vitrina, en donde se apreciaban consoladores de todas formas, texturas, tamaños y colores. Y me puse nervioso, snif. “Deme su mano”. Un escalofrío me recorrió el cuerpo, pues, por los nervios, pensé que había dicho: “Deme su ano”; pero no. Aunque no niego que todavía levanté la mano con cierta desconfianza, pues pensé que la ñora me iba a pedir que sostuviera uno de los viborones que tenía en exhibición. Pero no. La señora me puso el aceitito del bote y me lo  frotó en la muñeca. “Éste sabe a coco”. Al querer lamerlo, como hice con la crema, la ñora me dijo: “Éste es para la estimulación anal”. ¡Ay, güey! Hasta me dieron ñañaras y salté pa´tras con la lengua de fuera. “Es comestible, no tema: chúpelo con confianza"; pero como que ya no se me antojó probarlo y sonreí y  mejor me lo embarré en el pantalón.

Todo esto podría parecer algo bien chido, como el inicio de una película porno hardcore; pero nel. En serio que yo ya me quería ir a la chingada de ahí porque me iban a cobrar 15 pesotes en el estacionamiento y porque las agarraderas de la bolsa en donde traía la caja de los zapatos nuevos empezaba a calarme. Pero la vieja nomás no me dejaba porque no paraba de hablar y de jalarme con la mano a otra sección de la larga vitrina que atravesaba el local de pared a pared. Y me siguió mostrando cosas: esposas forradas con terciopelo y con peluche, bolitas chinas para el chikistrikis, pequeños plumeros para estimular entre los dedos de los pies, mazos de póquer para jugar a encuerarse, libros del Kama sutra, libros de sexo tántrico, libros con posiciones bien locas, catálogos de lencería, catálogo de disfraces, calzones con pitos de goma… Neta que me sentí un menonita panista ultraconservador con respecto a mis prácticas sexuales al verme rodeado de tanta cosa maniaca, snif. Y la señora hablaba y hablaba: que si el ano, que si “de a perrito”, que si “los testículos depilados chopeados en chocolate derretido”... Neta que estuve a punto de decirle: “¡Ya bájele de tono, pinche vieja, que se me está parando!”. No, no es cierto. No se me estaba parando… Bueno, nomás un poquito.  

Y pues ahí estuve escuchándola más de media hora, nomás asintiendo, pensando en los 15 pesos que había perdido y aguantándome el dolor de la palma de la mano por el peso de la caja de los zapatos. Hasta que en una de esas pausas en que la mujer quiso tomar aire, le dije que muchas gracias, pero que no iba preparado económicamente para adquirir sendos objetos de placer. Al escuchar esto, la señora puso carita triste, se sacó una tarjeta de las chichis, me dio las gracias por mi tiempo y me dijo que volviera pronto. Y salí de ahí. Con el pito parado. ¡No, no es cierto!... Bueno, nomás tantito.

21 comentarios:

jant750 dijo...

Ja Ja Ja

Pensé que era el único loco que compra las cosas hecho madre para que no le cobren los $15 del estacionamiento...

Àngello dijo...

jajaja, pinchi compadre, este si me dio risa..

Martini dijo...

Gracias. Me he reído tan a gusto que ahora empiezo mi día con una sonrisa de oreja a oreja.

Anónimo dijo...

hubieras comprado lubricante anal para tus pinches amantes el cucamonga y el herr boigen que como los mamas...pinche pelón joto vale verga

Anónimo dijo...

Ja ja ja ja ja ja ja! no ma . . . !
chingon mi estimado Guffo!
un saludo desde chilangolandia!
Adrian

Braulio Alvarez dijo...

Pues me sorprende de ti, te consideraba un persona preparada para toda ocacion, te hubieses comprado un kit de primeros auxilios (de recamara).

Caníbal dijo...

diez minutos más y saca el catálogo de los tacluaches copulando y a ver si no te animabas :p jajajaja un abrazo!

Anónimo dijo...

Y en que centro comercial esta dicha tiendita??? jajaja

Guffo Caballero dijo...

Jant: Ya somos dos, jaja.

Ángello: Gracias,compadre.

Martini: Jejejeje. Gracias, saludos.

Anónimo: Ahí para la otra.

Adrián: Un abrazo, compadre. Gracias por seguir leyendo.

Braulio: No sé... esas ondas siempre me han dado hueva. No me prenden esas jaladas del terciopelo y las plumas o el látex. Entre más naturalito, mejor para mí.

Canibal: Jajajajaja...me cachaste.

Anónimo: Plaza Cumbres.

Anónimo dijo...

tsssss al menos le hubieras comprado unos condones de esos con estrias por el rollote que se avento........

Rocío Ramírez Castillo dijo...

Yo leí que en algunas sex shop ya están vendiendo el kit de los juguetes sexuales de 50 shades of Grey.

Fernando dijo...

Fusite a A por ellos *

jaja que cagado y estaba chida ala señito

Are dijo...

Jijole Guffo, hasta salte de risa... me imagine una seño' bien frikie... cómo era?

A.S dijo...

Creo que lo hubieras disfrutado mas si la "ñora" en cuestión,hubiera sido una chica guapetona.Y no hubieras salido con un "nomas tantito" jejejeje.

Saludos! y como disfruto leerte

Daniel dijo...

¡Malamente de la señora! A las sex shop uno entra con gabardina, lentes & guantes oscuros, fedora y tapabocas. Si alguna vez voy a una será vestido así.

Rox dijo...

jajajaja
Eso de tener sexo con pura babita ya no va Guffito.

Anónimo dijo...

Pinche friki, que lástima me das. ¡Hay sí!, no salgo a la calle por no toparme con aglomeraciones y presumes de usar salivita para tus relaciones jajaja :foreveralone:

KOKO dijo...

Hace mucho que no me reía tanto, gracias.

Sergio Trejo dijo...

Guffo, perdon que te lo diga pero estas bien pendejo, la señora queria coger contigo, si lo sabre yo que me he cogido a varias señoras que atienden esos locales, deberias de ir otra vez, a lo mejor te da chance jejeje.
Saludos.

pahesol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¡Jajajajja!!!, pinche Guffo, me tenías cagado de risa con tus descripciones de juguetitos sepsuales!!!.

¡Saludos!, !aquí seguimos leyéndote!!!. Tenemos un amigo en común, Willy el que conociste en Radi NL. !Saludos!!!

Johnny