lunes, noviembre 28, 2005

pre navideño clasemediero...

Estábamos estacionados en una farmacia Benavides, arriba de la caribe roja en la que una vez nos fuimos hasta Houston. Hacía frío y creo que yo tenía unos 8 o 9 años. Mi papá tuvo que decirme que Santa Clos no existía para que yo pudiera comprender la situación económica por la que pasaba mi familia y para que no me fuera a poner triste si no recibía los regalos que había pedido en aquella carta con destino al Polo Norte. Nomás no le vayas a decir nada a tu hermana, me dijo mi padre con cierto dolor en el corazón que percibí en el tono quebrado de su voz. Lloré; lloré mucho. Llegué a la cena en casa de mi abuelita y mis ojos estaban hinchados y rojos aún. Mis primos estaban contentísimos porque ya querían que fuera el día siguiente para encontrar el pinito lleno de regalos. Me sentía muy mal de ser yo el único que sabía la cruda verdad. Esa noche, después de la cena en casa de la abuela, ayudé a mi padre a poner los regalos de mi hermana bajo el pinito iluminado, a un lado del nacimiento y uno que otro monito de he-man que yo había puesto porque no tenía pastores ni un rey mago; ahí sobre el paistle que había orinado la Pinina, nuestra chihuahueña, ahí pusimos los juguetes. Me temblaban las manos, se me sacudían las piernas; me sentía cómplice de una horrible mentira que tenía que callar para no desgraciar inocentes infancias. Sentí que no tenía nada que estar haciendo ahí. Me sentía como el niño ese de 13 años que lo lleva su padre a que pierda la virginidad con una prostituta gorda y apestosa para que se haga hombre; así me sentí, con ese miedo a perder la pureza de la vida y mancharla. Me pregunté qué más era una farsa en la vida, qué otras mentiras me habían echado para no estropear mi mundo color blanco, mi vida color rosa, para no ponchar las nubes donde dormía y soñaba. ¿Qué tanto habían maquillado mi mundo para no hacerlo horrible, como en realidad era?. ¿Existía la paz mundial?, ¿la gente buena?, ¿los matrimonios felices? ¿Cuántas mentiras más me habían echado y me tendrían que decir la verdad después de un tiempo?, ¿cuándo pensaban decírmelas? Entre más pronto, mejor para mi; pero tenían qué dejarme algo en qué creer. Quieres poner tus regalos en el pino, me dijo mi padre, ¿o ya los quieres abrir? Desde esa noche, las navidades no volvieron a ser las mismas: el asombro, la sorpresa y la espontaneidad se marchitaron como pino abandonado en banqueta la segunda semana de enero. Dejé mis regalos ahí –no recuerdo qué juguetes eran- para levantarme junto con mi hermana, bajar corriendo al pinito y fingir asombro para seguir con la farsa que mantendría feliz a mi hermana un par de años más. Mis padres tuvieron que decirme que Santa Clos no existía y lloré y lloré mucho; no sé si por los problemas de dinero de mi familia o por el derrumbe de una fantasía en la que creía; o porque tal ves nunca imaginé que las personas que me amaban me iban a echar una mentira tan grande, la iban a sostener por tanto tiempo y, por último, me tumbarían de esa nube para caer de cara en el pavimento de la vida real

22 comentarios:

betote dijo...

no recuerdo cuando como fue cuando me entere que santa no existia, creo que fue a los 9 o 10 tambien no recuerdo si me desilucione, llore o si me fue indifetente. Lo que si recuerdo es una anecdota similar al ver a mi hermana emocionada diciendo a las 12 de madrugada del dia 25 ya haaay regalos en el pinitoooo quieeen los pusoooo , con una cara de emocion que no mames... cuando en realidad yo habia salido a escondidas de la casa del vecino donde nos pasabamos la navidad a poner los regalos en el pino por orden de mi papa..

Y tambien recuerdo otra amarga navidad a mis 14 años en 1994, donde fuimos a pasar el dia 24 a houston con mis primos los pochos. recuerdo que llegamos el dia 20 y el pinito estaba hasta la madre de regalos (y cuando digo hasta la madre en verdad me refiero hasta la madre, unos 50 regalos), a huevo me toca uno dije yo.....

pero oh desilucion cuando el dia 25 a las 12 de la madrugada como de costumbre empezaron a repartir los regalos, empezaron dandole regalos a mi papa, a mi mama y a mis dos hermanas despues a mis primos tias tios... facilmente vi que todos tenian por lo menos 5 regalos y yo pura verga.... despues de ver con desilucion que el ultimo regalo que quedaba no er apara mi me fui al cuarto de mi primo, prendi el nintendo y me aguante las ganas de llorar.

Tubieron que pasar como 45 minutos para que mi papa se diera cuenta y fuera a decirme que si queria podia cambiar sus regalos en una tienda por un vale para que m e comprara algo, despues saco un billete de 20 dls y me lo intento dar pero yo le dije que no queria nada... esa fue la navidad mas ogt de mi vida, desde ahi las navidades me valen wilson y por eso prefiero trabajar en lugar de pasar navidad... si acaso una cena y se chingo.. el año pasado nos pasamos mi papa y yo viendo tele el dia de navidad, un abrazo y se chingo...

pinche navidad ogt

uta escribi de a madre

saludos

manuel dijo...

¡Que difícil es crecer! Y después para colmo de males un día alguien te pregunta a ti ¿Qué me van a traer los reyes? Y descubres que TÚ eres Santa Clos.
Ahí vez que no era tan ojete el cabrón.
Saludos cordiales

Simplemente Maluchita dijo...

Pues si... a veces es difícil co mo padre tomar las deciciones adecuadas para los hijos...
Crear una ilusión, para luego descubrir la realidad???
Lamentablemente al crecer, nos vamos dando cuenta de que mucho de lo que creíamos es sólo una ilusión...
Triste...


Saludos, Guffo!

La flaca dijo...

la historia del betogelon neta que si esta culera, ja! y compa guffo me acabas de traumar, porque como les voy a decir que santaclos no existe a mis chilpayates? yo no me acuerdo cuando me entere que santa no existe pero no fue algo muy significativo para mi ya que segua recibiendo regalos y a esa edad vale madre si te los trae santa o tu jefe, ja!

Ricardo dijo...

Mas que una ilusión es un deseo... El deseo que alguien que no son tus padres te lleve algo. Cuando a mi me dijeron no fue tan amargo , ni me revolvi tanto... Ya lo sospechaba... Siempre la cajuela del coche de mi papá se descomponia cerca de la Navidad...Como era posible... Cuando a mi me dijeron, antes que a mis hermanas lo disfrute, porque era parte del secreto y era como un espía, porque les preguntaba a mis hermanas que querian y les decia a mis papas... Lo malo es que cuando supe quien era Santa Claus a mis papas se les empezo a acabar la imaginación para los regalos y desde ese entonces cada que me regalan algo me regalan lo mas extraño... De cumpleaños, mi regalaron el seguro de mi coche... raro..

TheMexicanSniper dijo...

Estoy deacuerdo con el beto yo tambien prefiero jalar en navidad...inche navidad

Guffo Caballero dijo...

Chale, a mi me pasó igual que al Beto en algunas navidades, cuando mi padrino no se la pasaba aquí en Monetrrey y él era el único que me compraba regalo. Todos con sus regalillos y yo sin nada, mis hermanas viéndome bien tristecillas y preguntándome "¿no te regalaron nada Guffo?" Buaaaa. Ahora las navidades las disfruto de otra forma: cenar rico, platicar con los primos que ya están grandecitos (eso de yo ser el mayor de todos ta de la chingada porque pasas navidades sólo o con puros bebés y con nadie qué jugar), etc, etc. La disfruto de otra forma. Saludos a todos.

los recuerdos del porvenir dijo...

Curiosamente cuando era mas pequeño siempre me daban los mismos regalos.
Pero en medio de la crisis, un buen dia descubrí que los Reyes Magos no existian.
Desde entonces dejé de escribirles cartas.

Ya para entonces ya conocia la calle y lo cabrona que podia ser.Al menos me quedaban mis amigos, lo libros.

VERDETTE dijo...

one big snif, les hubieras dicho a tu viejo como yo: ok, no hay regalos pero dame para comprar cuetes, gacho.
O le pierdo el amor a la puta navidad?
jajaja.

De hecho, ya supe porque odio tanto estas fechas, del dia del pavo hasta el 26 de diciembre,snif

Rox dijo...

fue raro, pero para mi no fue un shock enterararme. No me dijeron, pero yo me di cuenta y le segui haciendo al teatro por mi hermana.

saludis, guffo!

Marcela dijo...

Yo cuando supe le pedi a mis papas que de todas manera me trajeran un regalo y lo dejaran en el arbol. Ellos habian pensado darme dinero pero yo queria todavia juguetes, era una ninota, que quieres...

manematico dijo...

el raton miguelito tampoco existe guffo, y el tigre tonho es puto.

si te sirve de consuelo (y es neta) yo pase una navidad bajo el fuego de la USAF, en plena dictadura y escondiendo a mi jefa y a mi tia para que los soldados de Noriega no las vieran (pues las morras, junto con el chupe, es de lo primero que se agandalla a la hora de los putazos). i rest the case.

saludos man. pon unas fotos.

ARACELI G.P. dijo...

A poco hay historias tan tristes... pues una de dos, mi poca capacidad de ilusionarme o que de niña era vivilla y ya me sospechaba semejante fraude con eso de que Santa Claus era sólo un mito, jejeje...
Pero no por eso vamos a perder el significado de la navidad, ahora que estamos grandes como dice Guffo se disfrutan de otra manera, sobre todo quitando ese afan de los regalos.
Saludos

Ricardo Cucamonga dijo...

saludachos, cuatacho, yo tmb. estoy esperando ver tu comix :)

Acu dijo...

Hmm es un dilema muy grande.. de plano no hacerles la ilusion a los hijos? o crearles la ilusion y esperar que no se traumen..

Aracnida dijo...

En navidad sinpre viajabamos a esta ciudad porque nosotros viviamos en el DF, y en una parada a poner gasolina un niño se le acerco ami papa para preguntar de quien era la bicicleta que traia amarrada a la camioneta, mi papa dijo - mia -
niño:Quien se la dio?
Mi papa: Me la trajo Santa
niño: Como? Ami no me trae nada que soy niño y a usted si?

Eso se me hizo terrible.

Guffo Caballero dijo...

A la maiz, carnal Manemático: usted sí que me calló el hocico, snif, eso sí que estuvo bien cabrón. Acuerdense que estos posts no son con afán de quejarme o de echarle pedos a mi vida o mi infancia, al contrario, son simples recuerdos y añoranzas que agradezco con todo mi corazón. Saludos a todos.

BLACK STAR dijo...

SNIF! SNIF! SERA QUE ANDO UN POCO SENSIBLE, O SERA ACASO QUE ME PASO ALGO SIMILAR?...
TE DEJO UN BESO Y QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA...

angie dijo...

siii a mi me paso algo similar, tenía yo creo unos 7-8 años, recuerdo que un primillo que me lleva 2 años, el muy cab.. me dice: "santa no existe, son tus papas los que ponen los regalos"
de hecho creo que mis papas se evitaron la verguenza de decirnos la verdad, simplemente nos llevaron a una tienda y nos dijerona mi brother y a mi: "escojans sus regalos"
tsuu... :(

IMERLA dijo...

De acuerdo con usted don guffo en eso de que esto de la posteada no es pa quejarse ni mucho menos de la vida .. como dices son experiencias chidas algunas gratas otras no tanto pero al fin experiencias .. acuerdese que hay peores tragedias .. como ayer o antier que un huerquillo que jugaba con cerillos le prendio lumbre al colchon donde dormia su hermanito y quemo toda la casa y su hermanito se murio .. ademas la señora tenia guardados 6mil pesos que tambien se quemaron esas si son tragedias caon!!! imaginense la pinche navidad que va a pasar esa familia .. ni hablar!!

Mau's Brain dijo...

orale, este post si estuvo intenso.

te falto mencionar que harás ahora con tus hijos? harás lo mismo que tu papá? o que onda?

la neta yo siempre he dicho que yo sigo creyendo en santa mientras traiga un regalo, aun que sea un chocolate carlos V.

yo la vdd si me puse ligeramente triste ese dia pero no pasó a más, no me afecto tanto emocionalmente.

saludos buen guffo

Mau's Brain dijo...

por otro lado me llama la atención que en vives mucho del pasado, en general en muchos de tus posts hablas de tu infancia,

yo casi nunca he mencionado mi infancia en un año de blog, y ni me había ércatado.

saludos