viernes, mayo 12, 2017

Mi pasado "negro" como caricaturista

Después de 20 años confieso que fui yo el autor material de este panfleto (mas no el  autor intelectual).
Cursaba el sexto semestre de la carrera de Ciencias de la Comunicación y llevaba apenas unos meses trabajando como caricaturista político en el periódico El Porvenir.
Recuerdo que me contactaron unos supuestos representantes de un supuesto Frente Democrático Universitario, cuyas intenciones eran "revelar las verdades" sobre el candidato que -según las encuestas y los medios- llevaba la delantera en la carrera por la gubernatura de mi estado.
La verdad acepté dibujar el panfleto porque me lo iban a pagar, no porque tuviera una ideología política definida o algo personal o en contra de Fernando Canales Clariond, ex gobernador de Nuevo León por el Partido Acción Nacional del año 1997 al 2003.

En ese tiempo, Paco Calderón, caricaturista estrella del Reforma, El Norte y Mural (grupo editorial que apoyaba abiertamente al candidato del PAN), había ilustrado un cómic de cuatro páginas a favor de Canales, por lo que el tal Frente Democrático Universitario quería "sacar algo igual, pero en su contra", y pues me contactaron a mí para hacer el trabajo -sucio- que, obviamente, no le llegó ni a los talones al de Paco Calderón, snif.  

El problema se vino dos días antes de las elecciones, cuando dieron a conocer la noticia de que el mentado panfleto en contra del mencionado candidato se estaba imprimiendo en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Y pues sí: se hizo un pedote porque, pues, "¿cómo era posible que la casa de estudios más importante de Nuevo León, autónoma ella, se prestara para tales cosas?, ¿quién o quiénes eran los culpables?, ¿quién le había dado el pitazo a las autoridades y a los medios?", bla bla bla. La verdad yo sí andaba bien asustado de que el mundo se enterara que había sido yo el que había ilustrado la publicación aquella. Aunque había hecho los trazos algo desproporcionados y cambiado un poco mi estilo a propósito -para "disimular"-, me asustaba pensar que me descubrieran. Me preocupaba más porque estaba "en pláticas" para entrar a trabajar al periódico El Norte, y pensé que si se enteraban de esto, no me darían el trabajo y mi carrera -que apenas comenzaba- se vendría abajo por este suceso. También me preocupaba que me relacionaran con el PRI. Total que estuve todo paranoico por algunos días y a la mera hora no pasó nada. Bueno, sí pasaron cosas, pero nada grave: ganó Canales Clariond, dejé El Porvenir, entré a trabajar a El Norte -donde duré 13 años- y nunca nadie -bueno, uno que otro- supo de esto.

Y analizando la primera plana de aquel periódico en donde salió el panfleto que hice en contra de un candidato a gobernador, veo con tristeza que, después de 20 años, las cosas no han cambiado mucho, snif. Siguen los mismos problemas -agravados- y el mismo sueño estúpido de que, algún día, "los jóvenes" -sólo por ser jóvenes y salir a votar- salvarán a este país.

3 comentarios:

Pedro Almaraz dijo...

Que chido, y si siguen los mismos pedos que antes, la maldita ambición. Oye te comentaba que hace años presté unas fotos que tome de los cines antiguos de monterrey y la bloguera chiga regia hizo un reportaje de cines piojitos, de casualidad tendrás mas info de este tema?, estaría chido nos comentaras tus experiencias en este tema Guffo, saludos batillo.

Guffo Caballero dijo...

Pedro: Sí, brother. Escribí dos posts sobre el tema. Deja te paso los links. Éste es el del cine Aracely: http://guffo.blogspot.mx/2013/06/el-aracely.html y el del Chaplin, la primera parte: http://guffo.blogspot.mx/2016/07/de-banos-de-vapor-cines-porno-y.html y la segunda parte: http://guffo.blogspot.mx/2016/07/de-banos-de-vapor-cines-porno-y_20.html
Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Al menos indirectamente ayudaste a que se diera la alternancia en Nuevo León, jajaja. Pero ¿qué no fue lo que hiciste un delito pues recibiste dinero? Quien sabe cómo estaba la ley electoral de entonces, pero si lo hubieras hecho en estos tiempos tal vez si te hubieran fincado responsabilidades.

Un saludo!