sábado, noviembre 10, 2012

Un tlacuache vale más que quienes presumen ser "buenos católicos"

Salí temprano para andar en bicicleta. Pedaleé por el barrio donde viven mis padres hasta llegar a una ciclopista que rodea una iglesia y forma un parque. Entre los árboles pude ver a varios niños y jóvenes usando playeras con el nombre y el logotipo de la parroquia. Desde que tengo memoria se juntan en este lugar a organizar campamentos y actividades variadas: amarran troncos con sogas, apilan piedras, cantan rimas con temas religiosos y compiten en pruebas de resistencia física. 

En el tramo más alto de la pista, cerca del campanario, vi un pequeño bulto con pelos tirado. Era un tlacuache. 
Me detuve para quitarlo del camino, pues pensé que estaba muerto. Al acercarme, el animalito reaccionó. Le sangraba una de las patas traseras y tenía la cola llena de llagas; como si se la hubieran masticado. El animal trató de incorporarse con dificultad, pero se derrumbó.

Le acaricié la panza: respiraba muy despacio. Le quité algunas hormigas que caminaban alrededor de sus ojos. Lo tomé con mucho cuidado por el lomo y caminé hacia donde estaba un grupo de jóvenes. Me miraron con sospecha mientras me aproximaba. Me detuve. Les dije que había encontrado al animal herido. Esperaba que al menos los más pequeños se acercaran por curiosidad al ver al marsupial; ya no por compasión. Pero no sucedió. Les pregunté si tenían agua y uno de ellos -el que parecía el mayor de todos- se limitó a señalar hacia los baños. 

Puse al tlacuache cerca de un árbol, sobre un montón de hierbas. Caminé rumbo al sanitario con el bote de plástico que cargo siempre en la bicicleta. Me volví un par de veces, esperando ver a un montón de jóvenes rodeando al animal. Pero no sucedió. Seguían en sus actividades: amarrando palos, apilando rocas y cantándole a Jesús.

Llené el bote en el lavabo. Caminé de regreso hacia donde estaba el animal. Le volví a quitar las hormigas que le rondaban los ojos. Le levanté un poco la cabeza y le di de beber. El animalito movió la lengua con vigor.  Bebió menos de la mitad del agua del bote. De pronto, perdió sus fuerzas. Emitió un suspiro largo y el cuerpo se le ablandó, como si se desinflara. Ningún niño o joven se acercó. Me miraban de reojo, como si mi presencia les incomodara; como si invadiera su territorio. Acaricié por última vez su pelaje gris y duro, como las hebras de un cepillo dental. Me puse de pie, subí a la bici y me fui.   

Bonitos fieles los que cultiva esa iglesia, que sienten más compasión por la imagen de un hombre crucificado, que a nadie le consta que existió, y no por un animal que se les está muriendo enfrente. En vez de enseñarles a cantar rimas, apilar piedras, hacer nudos y amarrar palos, deberían de enseñarles un poquito de compasión. Pensar que algún día esos niños y jóvenes se casarán y se reproducirán, me aterra como no tienen idea.

23 comentarios:

Pablo Cabañas dijo...

Que gacho es este ejemplo de "amor" "cristiano", neta, da coraje ver esa insenbilidad.

Saludos!!

Anónimo dijo...

Interesante que la hagas tanto de pedo por un tlacuache y que minimices, en otro texto, el asunto del bullying. Sobre todo porque hablas de los niños católicos como si ellos lo hubieran matado.

BlancheWorld dijo...

Ohh Dios!!! tu ultimo comentario me puso a temblar. Cuando veo una parvada de chamaquillos malillos haciendole daño a los animalitos jamás me habia puesto a pensar que algun dia se van a reproducir. Siempre le he tenido pavor a las personas que no sienten compasion por los animales... Un abrazo desde Mexicali...

Anónimo dijo...

Están mas ocupados en testificar su "buen comportamiento y realizar las actividades que su iglesia les programa" que en tan siquiera observar el mundo que nos rodea y formamos parte. Cuando estoy rodeado de arboles, plantas, animales, es mas unas simples piedras en un bosque o llano es cuando yo siento que existe un dios superior

barnard5000 dijo...

Que tal Guffo! Leí tu post y coincido contigo. Con tanto fanatismo religioso, manipulación mediatica, drogas, y demas chingaderas, la juventud de ahora esta perdiendo la sensibilidad hacia la vida, recientemente me entere por internet del asesinato a machetazos que cometieron unos chamacos en contra de un indefenso perro en Durango, eso me parece un serio sintoma que al país se lo esta llevando el carajo. Pero como dice un amigo: Aqui estamos para hacer contrapeso.

La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales. - Mahatma Gandhi

Saludos!

ALEJANDRO AREVALO dijo...

es muy triste y lamentable,la actitud del pinche clero,y de los padres irresponsables que confían en esos gueyes la formación espiritual de sus hijos,y no les reclames porque te vas al infierno por hereje,y dejan de hablarte. Da coraje,saludos carnal y que Dios te bendiga.

ALEJANDRO AREVALO dijo...

es muy triste y lamentable,la actitud del pinche clero,y de los padres irresponsables que confían en esos gueyes la formación espiritual de sus hijos,y no les reclames porque te vas al infierno por hereje,y dejan de hablarte. Da coraje,saludos carnal y que Dios te bendiga.

Anónimo dijo...

¿Eres vegano guffo?, es en serio.

Guffo Caballero dijo...

Gracias a todos por comentar. Buen inicio de semana.

Anónimo: Nel, no soy vegano, jajaja ¿por qué?

Iván dijo...

Hola,

Bueno, no concuerdo del todo. Yo soy católico.
Creo que la actitud de los chavos estos no es responsabilidad directa de lo que aprenden o no de la Iglesia; grande influencia tienen sus padres, los medios y el resto de la sociedad. Aunque claro, la Iglesia tiene el deber de cambiar esto para orientarnos a que hagamos mejor las cosas, y es una tristeza que no se haga con eficacia.

Pero también evitar el riesgo de endiosar otras obras de la Creación: el Hombre, por su capacidad intrínseca de hacer el Mayor Bien (aunque en su libertad rara vez escoja ésto), es el ápice de la Creación, el resto, está para servir al Hombre; sólo que el Hombre debe cuidarla, porque necesita de las cosas creadas, y ésta es otra cosa que el Hombre no hace como debería, de allí los lamentables actos referidos; pero los animales (ni las plantas que son seres vivos, y aún menos los que no lo son) tienen ALMA ESPIRITUAL (que trasciende esta vida), sino, en su caso, ALMA CORPORAL (que anima el cuerpo EN ESTA VIDA) y debemos conscientizarnos de esta diferencia.

En cuanto a la existencia de Cristo, baste leer a los historiadores romanos de la época, o más aún, al historiador judío del año 70 Flavio Josefo, que inclusive insinua que los judíos se equivocaron al asesinar al Mesías, y afirma que según lo que él recopiló (en una fecha bastante cercana) hay pruebas de la Resurrección.

Un abrazo a todos

Anónimo dijo...

¿por qué no llevaste al tlacuache con un veterinario?

Guffo Caballero dijo...

Anónimo: Porque andaba en bicicleta; no traía ni cartera ni teléfono ni nada en dónde poner al animal. Pensé que ellos, por ser más, podrían hacer algo. Pero nel, no les entusiasmó ayudar al tlacuache, que, aparte, ya estaba bien madreado.

César JM dijo...

mmm, mapaches / tlacuaches.
Detecto cierta relación ¬¬ (además de que riman).

Anónimo dijo...

Ay Guffo, por razones que no viene al caso mencionar, he andado súper sensible, y este post me hizo llorar.
Nunca podré sobreponerme al sufrimiento de un animal.
Bien por ti, que te compadeciste.
Saludos.
Verónica.

RAUL SEPULVEDA dijo...

Pinches escuadrones pendejos, no sirven para pura chingada más que para fomentar el bulliying y formar gente prepotente, pinches huercos babosos no hacen nada más que jugar como idiotas con sus bordoncitos que ni sirven para nada, y respecto a Iván, no se trata de endiosar a los animales, simplemente es respetarlos y protegerlos; yo también soy católico pero no estoy de acuerdo con la actitud de la iglesia de menospreciar a los animales sólo porque no tienen "alma espiritual", como quiera pertenecen a la tierra y son parte de la creación. Por esa actitud soberbia como la tuya los humanos estamos terminando con el planeta.

Guffo Caballero dijo...

Simplemente pensé que por el simple hecho de que fueran morritos y morritas que estaban con algunos un poco mayores, se iban a compadecer y, como eran muchos, sabrían qué hacer; no que me dejaran a mí sólo ahí, que andaba en bicicleta y ni cómo llevarme al animal. Si se fijan, ni agua traía en el termo dela bici. Tuve que ir hasta los baños de la iglesia a llenar el bote para darle de beber al animalito. Pero ningún morro se acomidió al ver que el animal se les estaba muriendo enfrente. Al rato va a ser muy común vero eso que dicen que pasó en un Cinépolis, donde supuestamente murió un niño y la película siguió, como si nada hubiera pasado.

Anónimo dijo...

te hubieras comido al tlacuache para que pasar a ser parte de ti y entrar en comunion con el ciclo de la vida guffo............

Iván dijo...

Raúl:

Seamos críticos firmes pero calmos, voy a copiar aquí una frase de lo que dije antes:

"(El Hombre) es el ápice de la Creación, el resto, está para servir al Hombre; sólo que el Hombre debe cuidarla, porque necesita de las cosas creadas, y ésta es otra cosa que el Hombre no hace como debería, de allí los lamentables actos referidos;"

Es por la incapacidad de crear armonía que estamos destruyendo el planeta y a nosotros, cambiemos esto.

Mel dijo...

Ay Ivan

Te aseguro que hay perros con un alma mucho más grande que muchas de las personas de tu alrededor. Son nobles, fieles, no guardan rencor, son felices con poco, no juzgan, no dañan al prójimo, etc etc.
Todos los perros van al cielo y alguno que otro PERRO de dos patas va al infierno. He dicho

Anónimo dijo...

Te hubieras tragado al tlacuache...

Acu dijo...

La vdd me dio cosa.. Senti mucha tristeza!

Anónimo dijo...

Por eso mis hijos ni de pedo van a hacer la primera comunion, ni nada de esas pendejadas

Mr. Tío Andrade dijo...

Es triste lo que comentas Guffonio pero es la realidad de nuestro tiempo, si la gente come con el balaceado al lado, ensangrentado y con una sábana encima que no harán con un animal, yo creo que lo mismo hubiera pasado si hubieras encontrado una familia en pic nic, unos mecánicos, algún equipo de fútbol o hasta unas exploradoras vendiendo galletas, es muy triste ahora que lo analizo.