lunes, junio 18, 2012

El oráculo del minotauro

De niño me obsesionaban dos cosas: los dinosaurios y la mitología griega. Aunque creo que más lo segundo. Antes que querer ir a Disneylandia -como todo niño “normal”- soñaba con viajar a Grecia porque creía que allá vivía Hércules y que había pegasos, minotauros y centauros como si fueran perros callejeros. Mis padres me compraban todos los libros que podían sobre el tema –la enciclopedia Time Life y la Colibrí- y me pasaba las tardes viendo las fotografías e ilustraciones, imaginando que recorría los cielos en un corcel alado, armado con un escudo y una espada que en realidad eran un palo de escoba y la tapa de un bote de basura.

Me acuerdo que casi a diario soñaba con estos seres fantásticos que, aunque me gustaban mucho, la apariencia de algunos de ellos no dejaba de provocarme algo de miedo; miedo que me hacía despertar en las madrugadas y salir corriendo de mi cuarto para meterme en el de mis papás.
Últimamente he tenido sueños similares a los de mi infancia; también me han sucedido coincidencias extrañas que -siendo honesto-  si alguien más me las platicara, dudaría en creerlas. Y no los culpo si no me creen. De hecho, ni siquiera creo que les quede claro lo que a continuación escribiré. Sólo deseo que algún día les suceda lo mismo que a mí.

Hace algunos días tuve un sueño que vino a desbordar en esta mente que todo lo negaba y nada lo creía esa cuestión de que "hay algo más pero no sé qué sea, pero de que lo hay, lo hay". En mi sueño me encontraba en una playa repleta de columnas de mármol acanaladas, con capiteles en forma de espiral y otros con rostros tallados. Rostros de toros. Algunas columnas estaban de pie y otras tiradas sobre la arena. En medio de la playa, entre las ruinas, había un minotauro sentado que contemplaba el mar. Yo caminaba en dirección de la bestia, que a veces desprendía la mirada del océano y la posaba sobre mí. No era una mirada amenazadora, al contrario, era apacible: como si me reconociera; como si fuera el minotauro que soñaba de niño. Era como si al fin estuviera confrontando un miedo que nunca supe qué era. Después me sentaba a un lado del hombre con cabeza de toro y me ponía a observar el mar. Podía sentir su respiración y cómo me miraba de reojo. Mezclada con la brisa marina escuchaba una voz que me decía que no lo mirara a él, que mirara hacia el mar, y a lo lejos alcanzaba a percibir a una mujer que se acercaba rompiendo las olas y ondulando el brazo. Podía ver que me sonreía a pesar de la distancia. Sus ojos brillaban con el sol, como dos pedazos de roca volcánica pulida. El minotauro bufaba, se ponía de pie, me palmeaba en el hombro y se retiraba. El viento soplaba y la mujer se acercaba cada vez más a mí. Me ponía de pie y me metía poco a poco en el océano, hasta que el agua me cubría las rodillas. La voz en el viento susurraba de nuevo. Me decía: “Nunca fuiste a Grecia, pero Grecia vino a ti”. Y ahí fue cuando desperté. 

Últimamente me han sucedido cosas muy extrañas. Situaciones que me ponen a pensar si en verdad el destino ya está escrito y eso de que lo vamos trazando es una farsa. Si es lo primero, el destino que me espera me gusta, y por mí que ya esté trazado aunque confronte mis viejas creencias y lleguen a intrigarme las vueltas que toma la vida. Pero lo que más me intriga no es eso, sino recordar el rostro de aquella mujer. No la mujer que vi en mis sueños saliendo del mar, sino la que meses antes de venirme a vivir a Toronto me dijo: “Yo no soy ninguna charlatana, hijo. Yo simplemente te digo lo que está escrito en el cielo. Y eso es lo que va a pasar... quieras o no”. Me acuerdo de sus ojos y me acuerdo del tono de voz con el que me lo dijo; me acuerdo de lo que ha sucedido desde que me vine para acá y en todo lo que va a suceder. Pienso en esto y la piel se me eriza como nunca antes lo había sentido. 

18 comentarios:

Fernando Gil dijo...

Yo soy un escéptico empedernido en todo lo que toca a las fuerzas insondables del destino. Nomás no me la trago.

Sin embargo, es cheedo pensar que pudiera existir. Tiene cierta poesía la idea. Disfruta tu experiencia, pues! Y síguela bloggeando, ya entrados en pedir cosas.

Eduardo Molina (Anarkistapp!) dijo...

Vaya Guffo, pues - aunque no debería comentar esto aquí en tu espacio - ya somos dos. Yo de antaño pensaba que era normal que los sueños y la realidad se mezclasen hasta que le empecé a contar mis sueños normales a la gente normal y me empezaron a tirar de a loco :(

Lo que pones en tus sueños me recordaron una idea del psicoanalista Carl Gustav Jung, cuando mencionas a la mujer que de alguna forma "se te apareció" en el sueño, pues Jung hablaba de un fenómeno llamado "sincronicidad" y su teoría era básicamente que la mente humana modifica de alguna forma la realidad física, y que los sueños también pueden alterar esa realidad (Jung era de los partidarios de que los fenómenos "sobrenaturales" son expresiones de la mente humana).

Otra idea de Jung era que las acciones de nuestra vida diaria se transforman en símbolos en nuestra mente que se expresan sobre todo cuando soñamos. Para mucha gente esa teoría suena "mafufa" porque muchas personas tienen sueños muy simples, pero los elementos de tu sueño - el minotauro, la playa, las columnas en la arena - seguro que significan algo.

Saludos

Anónimo dijo...

Gracias por escrebir,lo más seguro es que antes de acostarse,ha de haber recordado algunos fragmentos de la Odisea,Erick,Penélope u otros personajes. Saludos.la mujer que salió del mar debió de haber sido alguna de las deidades que menciona dicha Obra.

Liliane dijo...

Casualidad o no, eres el tercer bloguero que leo hoy y habla sobre el futuro.

Usaré una frase de mi papá de en cuando estuve de interccambio: Recibas lo que te llega de corazón y ojos bien abiertos (y piernas cerradas).


Um beijo

Anónimo dijo...

Pero qué buenos sueños tienes!!! yo definitivamente siempre sueño puras mamadas, de que estoy en el trabajo o con pendientes de la oficina o que no entrego algún proyecto, chale, quiero sueños chingones!!!Como soñar que tengo una banda de rock o con super modelos, pero nooooo!! saludos!

GFCC dijo...

Creo que aun te has perdido "Sincrodestino" de Depak Chopra. Buscalo por alla y tal vez te ayude a dilucidar algunas cuestiones de tus sueños y el destino.

Guffo Caballero dijo...

FerGil: Gracias por siempre pasar a leer, mi buen. un abrazo.

Eduardo: Qué interesante lo que dices. Voy a buscar más sobre él. Un abrazo y gracias por compartir la información.

Anónimo: Pues sí. De hecho ese día estuve pensando en Grecia toda la noche, por eso soñé todo eso. pero otras cosas son las que me sacan de onda. Ahí luego las platicaré.

Liliane: Tomaré el consejo de tu padre, jejeje. Saludos.

Anónimo: Jajajajaja. Hasta cuando sueñas trabajas... chingao, ¿pues cuándo descansas?

GFCC: Le daré una oportunidad. Siempre le he sacado la vuelta a ese güey.

Anónimo dijo...

Guffo: hace tiempo sigo tu blog, pero nunca había escrito algún comentario, tus relatos son de lo mas fregon y la forma de ver tus experiencias cotidianas es a veces cómica, a veces invita a reflexionar, pero todas disfruto leerlas, gracias por escribirlas. un saludos desde veracruz.
Atte:Miguel C. Méndez

Anónimo dijo...

uno de los sueños mas cabrones que he tenido...... tenia una relacion con una chava y ya andabamos en las ultimas, yo ya no la soportaba y ni siquiera me importaba lo que hiciera o dejara de hacer, pues soñe que estaba embarazada y las ultimas veces que la vi yo le preguntaba que si estaba embarazada, ella me decia que no, .... total, terminamos y claro que estaba embarazada, pero de otro........ otro sueño que no olvidare es que yo estaba en una especie de cuarto y llegaba un señor y una señora y me decian que me traian a alguien, total que entra una chava y recuerdo el enorme gusto que me dio ver a esa persona, me dio una sensacion de puro cariño hacia esa muchacha pero muy cabron !!!, recuerdo que estuve un rato con esa persona y luego entraron los señores y me dijeron que se tenian que ir los tres......... FIN

Anónimo dijo...

Es así; cuando las cosas van bien y todo resulta ser felicidad agradecemos al destino, los Astros, o a un ser omnipotente. Pero cuando sucede lo contrario y todo se viene abajo, culpamos a las personas o en su defecto, a nosotros mismos. Soy fiel creyente del destino, nada pasa por casualidad.
Hace algunos meses conocí a una persona (Si es que le puedo llamar “conocer”, por que todo fue a distancia. Un monitor puede disfrazar a las personas, quienes por naturaleza mienten o dicen las cosas sin pensar en la trascendencia de decir por ejemplo un -Te amo..)

Llego a convertirse en mi parte favorita del día, en el desahogo después de días difíciles, en mi despertador, en mi proyecto de vida…
Siempre hablábamos a cerca del destino, de lo afortunados que fuimos por habernos encontrado en un mundo en donde las relaciones de lejos siempre fracasan. Todo indicaba que los astros estaban a nuestro favor.

"Lo que hoy es puro mañana esta podrido" dice una canción, y no es la excepción para este tipo de situaciones, el destino deja de funcionar y nos creemos capaces de poder manejarlo y forjarlo a nuestro antojo…

Tal vez quisimos trazar muy rápido, y por ello empezamos a borrar, y por tanto borrar la hoja término rompiéndose.

El destino se encarga de construir y uno de derrumbar esos pilares.

Alexander Strauffon dijo...

En el mundo onírico, nada es imposible de creer. Todo puede ocurrir en él, y todo es interpretable.

Muy interesante tu sueño. Y es bueno que lo escribas.

El Contador Ilustrado dijo...

mas que interesante, sobre todo la fantasia de ir a Grecia donde losanimales mitológicos anden por lacalle quitados de la pena

Anónimo dijo...

Dear Guffo, Yo sueño muy muy seguido que estoy en el salón de clases presentando un examen, a mi alrededor veo amigos que estuvieron conmigo en la primaria, la secu, prepa y facultad. Luego salgo del salón y estoy platicando con ellos. Saludos!!!

Johnny

Diana. dijo...

Creo en los sueños, creo en lo repetitivo de estos (repetición me lleva a pensar que tengo que captar el mensaje de ese sueño porque algo podría pasar) y creo también en que pueden ocurrir.

Tu sueño, muy interesante. Mitología griega...Lo mejor.

Saludotes.

BlancheWorld dijo...

Estimado Guffo, en verdad es un sueño muy especial. Pienso que si tienen un significado. A lo largo de tus relatos de antes y despues de Canada, he sido testigo de lo que has cambiado. Es como si poco a poco fueras caminando hacia tu verdadero destino y creeme, tiene que ser un buen destino, este o no escrito... saludos :)

Louisa Nevárez dijo...

Grecia ♥ besos con tinta don Guffo:)

juano dijo...

se me hace que eres uno de los reyes de narnia! saludos desde regiolandia lleno de payasadas por las futuras elecciones que asco :p

Empresas em Brasil dijo...

Excelente texto. Felicidades