martes, noviembre 01, 2011

Reconciliándome con mi ciudad

Comenzó el último mes del otoño. Desde hace algunos días, muy temprano en las mañanas, percibo en el ambiente una brisa fresca y perfumada. Los aromas son variados. A veces el aire huele a leña ardiendo, como huele por las tardes cuando el señor que vende elotes pasa por enfrente de mi casa. Otras veces huele a sopa de verduras hirviendo, como olía la cocina de mi abuela al medio día. Pero la mayoría de las veces me visita en la terraza un olor a hierbas y flores de las cuales me gustaría conocer sus nombres, pero siento que si los supiera, dejarían de tener ese halo silvestre y misterioso. Mientras observó una de las montañas que nos rodean –la imagen que todos deberían grabar en sus cabezas antes de irse a trabajar-, la brisa cargada de aromas también carga consigo las ganas de reconciliarme con esta ciudad.

Pareciera que estos primeros soplos del invierno que se aproxima le cambian el feo rostro a esta capital industrial. Hasta ganas dan de andar caminando entre sus calles, plazas y parques sin miedo a ser asaltado, levantado o a quedar como queso gruyer: lleno de agujeros.
Honestamente, eso de la reconciliación lo hago porque no me gustaría irme a Canadá odiando a esta ciudad por más que la aborrezca. Sé que no es su culpa ser odiosa. Pero tampoco es la mía que así sea.

Juro que no es un odio irracional. Tampoco es un berrinche que se me pudiera pasar fácil. Quizás esté exagerando y ni siquiera sea odio lo que siento; tal vez es sólo hartazgo por haber perdido todas mis expectativas del lugar en el que vivo.

Y sí: mis razones tengo para afirmar que nada va a cambiar, que todo esto es un círculo vicioso y que, con el tiempo, las cosas se van a poner peores o, mínimo, serán iguales que antes y nos llevarán de nuevo a lo que hoy vivimos. Por lo que he concluído que no es la ciudad en la quiero hacer mi vida.

Para comprender y comprobar lo que digo, tendrían que leer algo de historia, análisis político, geografía, periodismo y filosofía, en vez de dejar todo “en manos de Dios”. Todas las respuestas las he encontrado en los libros, y mis decisiones las he basado en lo que he leído y en los sentimientos que desde hace algunos años me abruman.

Conociendo un poco la historia de esta ciudad, comprenderán que no hay muchas esperanzas.

Si saben quiénes son sus fundadores y dueños, se darán cuenta quiénes son los propietarios de las escuelas públicas y privadas que educan a sus hijos y con qué filosofía los educan; se darán cuenta quiénes son los dueños de las empresas, de los bancos, de las tierras, de las iglesias, del transporte, de los medios de comunicación, del gobierno, de tu dinero y de tu vida. Sabiendo lo anterior concluirán que nada cambiará ni a corto plazo ni a mediano plazo. Y como la vida es un plazo muy corto, prefiero no estar aquí.

Rásquenle tantito y verán por qué nunca vamos a tener un transporte colectivo autosustentable y eficiente, que abarque toda el área metropolitana; lean y dense cuenta el por qué vamos a tener siempre más concreto que árboles, más negocios gringos que mexicanos, más basura en el radio y la televisión que contenido nutritivo; lean y verán por qué nunca seremos la ciudad de las bicicletas, la ciudad de la gente culta y por qué sí la gente de esta ciudad seguirá siendo neurótica, agresiva, racistas, pendenciera, soberbia, prejuiciosa, enajenada y de conductas compulsivas. Todo eso está en los libros, y para abrir los ojos y darnos cuenta, hay que leer (y vivir aquí, obviamente); no poner las cosas en manos de Dios.

Las cosas no van a cambiar. Entiéndanlo de una vez. No está en ninguno de nosotros cambiarlas. Aquí nadie quiere un cambio. Monterrey es una ciudad que no compite con nada ni con nadie (si no, échenle un ojo a sus empresas más importantes y díganme si alguna tiene competencia). Monterrey no es una ciudad leal, no es una ciudad moderna, no es una ciudad progresista, no es una ciudad que quiera un cambio. Es como querer poner un restaurante vegetariano exitoso en la capital de los devoradores de carne; en la ciudad donde asar trozos de animales en un gen. Por más ganas que le eches a tu restaurante vegetariano, por más fe que le pongas, por más duro que trabajes, vas a fracasar rotundamente.

Me decido y camino por las calles de esta ciudad, y veo a su gente y me dan ganas de pararme frente a ellos y decirles: “A nadie le importas”, “te están engañando”, “tus hijos no tienen futuro”, “las cosas nunca van a cambiar”, “morirás y nunca verás lo que anhelaste”.
No lo hago porque muchos pensarán “quién es este pinche loco”. Y no lo hago también porque muchos simplemente lo saben. Lo veo en sus miradas resignadas.

En una ciudad donde hay tanto dinero, siempre habrá tratos con quien no debiéramos hacerlos; en un estado que presume tener al municipio más rico de Latinoamérica (monetariamente hablando, recuerden que aquí ser rico es tener dinero y cosas materiales), los problemas siempre serán un chingo; pues en un país sin educación, ni valores, ni oportunidades, ni igualdad, siempre habrá quienes quieran obtener bienes materiales sin ganárselos y vivir el estilo de vida que unos cuantos imbéciles de fuera quieren imponernos. Por lo tanto, esta ciudad siempre será el paraíso de los bandoleros, de los ignorantes y de los huevones. No importa qué tantos maten, no importa qué tanto depuren las policías, no importa qué tantos soldados haya en las calles, no importa qué tantos empleos malpagados generen. Mientras se cambie el envase pero no el contenido, esto seguirá siendo mierda perfumada, pero mierda al fin.

Lo bueno es que ya me voy, y me quiero ir reconciliado con mi ciudad.

13 comentarios:

Cartún dijo...

Mucho éxito Guffo ¡vas a armarla en grande!

Alejandro Del Valle dijo...

Igual lo veo yo, Gus. Qué lástima que no ha me ha llegado el momento de salirme de aquí.

Ojalá encuentres ese paraíso carente de toda la hipocresía que sostiene a esta ciudad, y a muchas otras, y así pueda ver yo donde está y dirigirme hacia allá también.

Te mando un abrazo, man. Y sabes que se te desea lo mejor.

Rafa Ibarra dijo...

Pues para que haya reconciliación con alguien o con algo, es indispensable perdonar cualquier agravio que haya existido. Pero no de labios hacia afuera, sino perdonar en serio.

Si no puedes hacerlo, mi estimado Guffo, creo que no podrás reconciliarte con Monterrey.

Saludos.

Anónimo dijo...

Guffo hay mucha verdad en tu post, aun asi estaria bien algo, tenia 3 amistades que se fueron a vivir canada ya permanentemente, yo siempre defendi a muerte monterrey por que pienso que la caca... en todos lados hay...hipocresia, gente mierda, farsantes, narcos, etc, en todos lados hay y te sorprenderia o a lo mejor sabes ya en lo que has leido, saber de donde realmente viene el narco y quien ni mas ni menos lo patrocina...bueno al grano 3 amigos mios que veia muy seguido y conversabamos se fueron a canada, yo les decia que al final de cuentas el ser humano y la vida es pan de lo mismo y muy seguros me decian que nones, resulta que desde canada ya ni me buscan sus cuentas de mail ya ni funcionan, etc etc y quiero saber si ya no me buscan por que tienen culo a que les diga : " TE lo dije weyon el ser humano apesta en todos lados y ahora te mueres de frio bajo cero tu que naciste en tierra calida" o no se que les da culo a veces la verdad da culo, aunque tambien pienso que no quieren decirme que soy parte de la mierda de la que huyeron ... bueno en resumen me gustariaseguir viendo y que nos platiques que tal esta alla... exito

Anónimo dijo...

ni conozco monterrey pero me han dicho que hay mucho cabron billetudo por alla.......

Guffo Caballero dijo...

Gracias a todos por comentar.

En efecto: mierda hay en todos lados. De hecho, las mineras canadienses se están quedando con más del 50% del oro y la plata de México. Hacen excavaciones en zonas protegidas y dejan un desmadre. Hacen en nuestro territorio lo que no hacen allá. Pero, a lo que voy, es: ¿de quién es la culpa?

De nosotros, por jodidos. Por unos cuantos centavos somos capaces de vender hasta a nuestra madre.

Anónimo dijo...

ya llegale, lo unico bueno que tienes es tu habilidad de monero, si no tuvieras eso serias un simple amargado mas, como muchos lo somos, la neta das wueba con tanta negatividad. ya mejor solo dibuja, das wueba con tu amargura. nadie te dice que no pienses como quieras, lo malo es que mucha gente te lee, y contagias pura pinche amargura. asco.

C. Thunders dijo...

Como dijo el famoso filósofo Joe Dirt: "home is where you make it"

O lo que es lo mismo, al carajo con con el nacionalismo y el sentido de pertenencia hacia un pedazo de tierra.

Siempre me he ganado comentarios negativos por pensasr así. Pero la verdad es que el nacer en x país/estado/ciudad/pueblo/cueva no te hace mejor o peor que cualquier otro individuo.

Las costumbres, las tradiciones, los regionalismos y toooooda la cultura de una sociedad no es cosa obligatoria. Cierto, hay quienes nos hacen pensar que así es, unos hasta lo ven como necesario... pero están mal. Ya desde hace rato que existe la libertad...

Las personas no le deben nada a ningún país. El hogar está dónde tú lo quieras hacer y los logros personales son exactamente eso: personales. Vamos, el ques perico onde quiera es verde. Punto.

Por otro lado, percibo muy forzada esa reconciliación de la que hablas. Yo te diría: ¿para qué?

Afrodita dijo...

Je je, que bueno que te leo porque me da fuerza en seguir aqui - Canada.

No extranio nada de lo malo, para serte sincera. Lo unico: el calor x mas tiempo, lo barato que es encontrar de todo, la familia, amigos desde anios y sobretodo lo exageradamente facil que es abrir un negocio. Fuera de ahi, nanais.

Pero recuerda, si un dia decides vivir completamente aqui o en otro sitio diferente a Mexico, tendra su precio. Nunca seras completamente el mismo, nunca te sentiras completo. Habra sentimientos como aquel de "Ni de aqui ni de alla".

buxo,, dijo...

jojojo pinche anonimo,, como dices pendejadas me cae jojojo,,eres como el clasico cabron que,cuando le expones la verdad y la realidad del pais,con hechos y pruebas, tal cual,se encabrona!!guffo no esta siendo amargado,simplemente esta diciendo la verdad, que tu lo quieras ver como "amargura" porque te niegues aver a tu realidad es muy tu pedo, jojoj por eso el pais esta tirado a la chingada, y no mas pa que se lo sepa compadre, soy mexicano,y tengo ya tres abriles viviendo aqui en canada, y como ni tu ni el guffo han estado por aca, dejame decirte un par de cosas de este pais,aqui en canada, estacionate en un lugar donde no debes,,y veras como cualquier ciudadano, que pase por ahi te dira que estas mal,y si te pones mamilas, te la pelas papa porque aqui si llaman a la policia, y ahi hasta tu licencia pierdes y te dan bote,aqui la sonrisa, es la manera de saludar,a las personas,(como dijo ayn rand)que te topas en la calle,aqui, cuando abordas el camion o el metro, si vemos a un anciano o a una mujer embarazada,ya estamos de pie dos que tres para darle nuestro lugar,,
y si volteas a tu alrededor,la gente siempre esta leyendo algun libro,o gente reciclando, o recojiendo el excremento de sus mascotas, la lista es infinita, y si hace frio como la chingada,pero para eso se tiene ropa especial para inviernos como los de aqui, que prefiero mil veces sufrir el frio, de el hermoso pais de canada,que una pinche bala, en medio de las cejas,,o un cuchillo, en el estomago por algunas monedas,
y yo no deje mexico encabronado, si no cansado,cansado, de convivir con salvajes,idiotas,ignorantes, racistas, y pendejos,abusadores, ladrones,asesinos transas y demas,que tiene controlado y tendran controlado al pais,,por siempre,mexico es una mierda de pais, que no lo quieras reconocer es tu pedo,,yo no se tus tres compas, pero canada es una chingonada,lo digo porque se de lo que hablo, cuando te des un rol por aca, y veas como se vive aqui, entonces platicamos otra vez, usted pa adelante guffo,,que ahora viene lo bueno,,saludos,,leer es gratis!!!!!!!

Anónimo dijo...

Un gran problema con la gran mayoria de Mexicanos que nunca han vivido en algun otro pais por un tiempo considerable es que viven sumergidos en la idea de que en el extranjero el aire es mas puro. Lo que quizas no comprenden es que hay muchisimo sentimiento anti-Mexicano gracias a los paisanos que lograron poner nuestra imagen por el suelo. Crees que los Mexicanos que buscaron una "mejor vida" en tierras lejanas de su pinche rancho son menos ignorantes que los de tu Monterrey? Por favor, date una vuelta por cualquier estado de Estados Unidos, lo unico que hacen es parir desenfrenadamente sin preocuparse por educarse ellos y posteriormente su manada de hijos. Quizas en Canada sea diferente ya que es destino de "juniors" y digamos que ese es el caso, quieres una ciudad de bicicletas? te vas a transportar en una? Sinceramente crees que en Canada no hay gente racista, agresiva, neurotica, prejuiciosa? Creo que tu sueñito te va a explotar en la jeta... En Canada, Estados Unidos, España, China.. donde sea no dejaras de ser "el Mexicano" Pero ojala encuentres lo que buscas

Rainman dijo...

Bueno, yo nada más digo que Monterrey no es MEXICO. pero leyendo todo esto, mi pregunta es ¿Qué le pasa a Monterrey? Tal vez le falte más participación ciudadana en sus decisiones. No sé si en Monterrey existen algo parecido a las juntas vecinales que tengan injerencia sobre las acciones del gobierno en sus colonias. Aquí en el DF debe de pasar cualquier apertura de negocios (restaurantes, tables, casinos, etc) o obra por la aprobación de las juntas y yo he visto como han bloqueado negocios y obras viales con respaldos millonarios... Simplemente porque a la comunidad no le convenía.

**La Venenosa** dijo...

Pues yo coincido un poco con los buenos y malos anónimos. Acá donde estoy también hace chingo de frío, pero pues con 5 chamarras se me quita y disfruto del paisaje nevado. Gente caca y MUY MUY MUY caca también hay, pero la triste realidad es que con todo lo caca que son, aún así, son menos caca que la mayoría de mexicanos, así que me reconforta.
Acá donde ando si es ciudad de bicicletas y aunque en México jamás anduve en una, viendo a toda la raza que se mueve de acápallá, ya hasta me compré una y la neta así hasta dan más ganas de andar en la calle, llegas a donde sea, rápido y gratis!! además se te ponen las piernas y las nalgas bien buenas :D

En fin, como dijo alguien allá arriba, dejen de sentirse ofendidos en su nacionalismo pendejo, ustedes no son los niños héroes, ni siquiera llegan a estudiante del 68, así que no mamen. El que se puede ir a buscar algo mejor porque México ya lo tiene hasta la rechingada, pues qué bueno que se vaya, bien ido es. Dejen de criticarnos y decir: ay sí, cobarde que te vas en vez de pelear por tu país, como si el chingado país hiciera algo por uno.

Nel, yo extraño los Ruffles verdes, la salsa Valentina y las gorditas de frijoles con queso, a mi familia y a mis amigos, pero pura madre que me regreso.